Televisión

Las fobias que harán de Carmen Borrego una 'Superviviente' muy sufrida

Todavía sin haber superado uno de los golpes más duros de su vida, el de la pérdida de su madre el pasado 5 de septiembre, Carmen Borrego quiere ganar la pequeña fortuna que ganará en Supervivientes.

Pronto deberá poner tierra de por medio y evadirse afrontando la que será una de las grandes aventuras de su vida. Tal y como informó en El Televisero el pasado 24 de febrero, la hermana pequeña de Terelu será una de las grandes estrellas del casting de la edición después de aceptar una propuesta que ha estado meditando durante mucho tiempo, un atrevimiento que sorprende no sólo por el momento personal de dolor que sigue atravesando, sino por el propio reto que supondría para la malagueña someterse a una experiencia tan dura y adversa como es el reality de convivencia de Cayos Cochinos.

Así, Carmen Borrego, de 57 años, será compañera de pruebas, fatigas, convivencia y calamidades de Arancha del Sol, Javier Ungría, Arkano, Zayra Gutiérrez, Blanca Manchón, Lorena Morlote, Kike Calleja o Ángel Cristo, otro de los grandes reclamos, y cuyo nombre adelantamos en primicia.

Tener al periodista Kike Calleja este en el concurso va a ser una tabla de salvación para Borrego pues recordamos que fue su ex 'cuñado', ya que el reportero y Terelu mantuvieron una relación muy discreta pero intensa hace algunos años. "La he amado con locura. Para mí es una persona muy importante. Me gusta cuidarla, protegerla, me gusta que esté feliz", decía. "No supe vivir la relación y disfrutarla como a mí me hubiera gustado", admitió a principios de 2022, una vez terminado el noviazgo. Sin embargo, no sólo ellos supieron mantener una buena amistad tras su ruptura, es que Carmen Borrego es tan amiga suya que no faltó a la boda de Kike con Raquel Abad en julio de 2022. Por ello, no sorprendería que en Cayos Cochinos Kike sea un confidente, amigo y gran apoyo para Carmen, pues ella arrastra consigo varias fobias que pueden dificultar su estancia en Honduras.

Para empezar, tiene un pavor absoluto a las alturas, por lo que su salto en helicóptero puede convertirse en un momento terrorífico para ella y apoteósico e inolvidable para la audiencia en el programa. De hecho, entre 2018 y 2019, Sálvame sometió a Carmen al Desafío Borrego, donde debía superar ciertos retos en su vida. Uno de ellos fue abordar su miedo a la alturas. Para ello, la coach Cristina Soria la llevó al Parque de Atracciones de Madrid, pero no consiguió hacer que subiera a una de las atracciones de más altura. "Miedo se queda corto", decía Carmen para expresar lo que sentía. "¡Ni muerta me subo!", protestaba. Borrego reconoció que su miedo a las alturas era algo irracional que no sabía de dónde venía, pero que realmente se sentía aterrorizada. Ese día sólo consiguieron que subiera a una atracción de la zona infantil, y acabó gritando: "¡Sacadme de aquí, por favor!". Veremos cómo la sacan del helicóptero y si se atreve a saltar o le acabarán dando un "empujón" que le haga iniciar su concurso con la mayor dignidad posible.

El problema es que tras el salto no acabarán sus miedos. Según ha confesado, Carmen tiene terror a los bichos -y en las inhóspitas playas se tendrá que acabar acostumbrando a la convivencia con muchos de ellos, aunque los más temidos son los jenjenes, un tipo de 'mosca negra' que casi es invisible—y a la oscuridad. Así que cuando el sol caiga tras un idílico atardecer en las playas hondureñas, empezará una nueva pesadilla para Carmen, la de no disponer de una luz que ahuyente sus miedos. El pánico a la oscuridad, confesó también en Sálvame, la acompaña desde que tenía 17 años, momento en el que falleció su padre: "Estuve dos años sin apagar la luz", confesó Borrego, que además dijo: "Cuando apago la luz es como si se me apareciera mi padre. Y entro como en un shock, por el miedo a verle". Y es que según dice, "yo creo que todo lo oscuro viene del más allá, y a mí el más allá me da mucho miedo". Quizás a quien debiera temer, más que a las alturas, los bichos o la oscuridad, sea a sus compañeros de edición, pues muchos de ellos van a ir cargados de estrategias y juego sucio para ganar. Pero los miedos son irracionales, así que ya se puede ir preparando Carmen para tirar de fuerza mental, además de física, para superar la que sin duda será la gran aventura de su vida.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud