Televisión

Terelu Campos cabrea a sus jefes y huye de TVE en la semana más complicada de su hija

Las imágenes de Alejandra Rubio besándose apasionadamente con Carlo Constanzia, que cumple condena por estafa continuada, han sido el bombazo de la semana. Nadie intuyó que la nieta de María Teresa Campos volviera a estar enamorada y menos del hijo 'delincuente' de Mar Flores. De ahí que todas las tertulias se hayan llenado de comentarios sobre ellos incluso cuestionando que el que fuera protagonista de la serie Toy Boy estuviera detrás del chivatazo de la pillada. Pero si para el público ha sido una sorpresa, para sus madres mucho más: ninguna tenía ni idea de la relación que estaban iniciando.

Mar Flores se ha negado a comentar la noticia alegando que no habla de su hijo. La verdad es que no habla demasiado con él. Terelu, pillada por la prensa por la calle con cara de poco amigos, tampoco ha querido decir nada de nada: "La vida de mi hija le pertenece única y exclusivamente a mi hija", comentaba a regañadientes nada más publicarse la portada. Lo hacía desde su Málaga natal, hasta donde ha viajado esta semana para realizar unas gestiones relacionadas con la casa de su madre.

Pero lo que más ha sorprendido ha sido que la presentadora no ha aparecido por su trabajo, por TVE. Allí ejerce de contertulia estrella en el programa de Anne Igartiburu y Jordi González, y también en Mañaneros, donde ha regresado la semana pasada tras finalizar las grabaciones de Bake off: famosos al horno.

Es muy llamativa su ausencia esta semana precisamente, cuando era requerida precisamente porque su hija era noticia. No se ha sentado en ninguno de los dos platós, donde nos consta que se lo han pedido. Ni siquiera ha entrado por teléfono para dar su opinión sobre la relación, decir si está contenta o no o despegar dudas sobre el cabreo que muchos dicen que tiene con su hija por habérselo ocultado y además salir con Carlo, precisamente con Carlo, el hijo de la archienemiga de Nuria González, íntima de Terelu.

Esta 'espantá' no ha sentado nada bien a los jefes de Terelu. No entienden que justo en este momento la ex de Pipi Estrada haya decidido olvidarse de ellos, que son los que le han dado la oportunidad de seguir con su carrera tras el final de Sálvame. Y todo a pesar de las críticas brutales que reciben por redes sociales. Además, el caché de Terelu tampoco es precisamente bajo, por lo que entienden en la cadena pública que algo podría haberse estirado.

Veremos a ver si está semana se sienta en el espacio que presenta Jaime Cantizano y accede a comentar la información o si prefiere hablar de las vidas de los otros, como viene haciendo hasta ahora, o quizás se guarde su opinión para hacer caja y aprovechar a hacer una exclusiva en su revista de cabecera y así de paso se saca un dinerito, que nunca vienen mal. De momento, el programa D Corazón marcó este domingo un desastroso 5.4% de share, justo la mitad del dato marcado por Socialité en Telecinco, un 10.8%, y eso que el espacio de Mediaset dura media hora más, va cargado de publicidad (el de La 1 no lleva) y cuesta la cuarta parte que el de la Corporación Pública.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud