Televisión

Hablamos con Edmundo Arrocet tras ser ignorado en el especial de TVE dedicado a María Teresa Campos

El homenaje de Televisión Española a Maria Teresa Campos, emitido el pasado viernes, tuvo buena acogida entre los espectadores y recibió comentarios muy positivos de la crítica. Pero también ha llamado la atención de muchos la ausencia total de mención alguna a Edmundo Arrocet, el hombre con el que la presentadora fallecida el pasado 5 de septiembre vivió el último romance conocido de su vida, en una relación llena de ilusión y mucho cariño, aunque el final fue triste y decepcionante para los dos y quizá supuso un golpe muy duro para la salud de la comunicadora.

"No importa", comenta el humorista a Informalia. "Cuando se quieren borrar años de la vida de una persona, lo hacen sin más y ahí queda", dice Arrocet desde Ibiza, donde ha pasado la fiesta de Reyes con los nietos que residen en Londres.

No parece que este olvido le haya sorprendido o afectado demasiado. Desde la ruptura con la periodista, a finales de 2019, ha tenido que escuchar acusaciones muy duras contra él, por parte de Terelu y Carmen Borrego, a las que después de un tiempo en silencio respondió de forma tajante. "Estuvimos juntos seis años y todos son recuerdos bonitos, y repito que aquella historia no acabó por medio de un WhatsApp, ni le fui nunca infiel", aclaraba Edmundo, harto de esas afirmaciones que considera totalmente falsas. "No quiero polémicas con la familia de Teresita", dijo.

"Pero que nadie me tome por tonto. Ni fui el causante de su decadencia, se están diciendo muchas mentiras sobre mí", sentenciaba muy enfadado. "No soy el malo. Dentro de lo que cabe, con todo lo que están diciendo sobre mí, me encuentro bien. Ya estoy acostumbrado a que las hijas de Teresita me llamen de todo, y yo apenas las nombro. No les hago ni caso", insistía.

Una frase para la historia: "Que se acabe Edmundo no significa que se acabe el mundo"

Por eso asume con normalidad, haber sido borrado del homenaje a Teresa, como si su relación y los sentimientos que vivieron, nunca hubieran existido, aunque su tono es de cierta pena y decepción.

A finales de 2019, María Teresa Campos, que tenía 78 años, aclaró tras semanas de rumores que su relación con Edmundo Bigote Arrocet había acabado después de seis años juntos. El anuncio lo hizo Terelu, que leyó un comunicado de su madre donde confirmaba la ruptura. Su hija pedía intimidad pero, días después, la propia María Teresa concedía una exclusiva por la que cobró, según nuestras fuentes, "decenas de miles de euros" de la revista Hola. Contaba a golpe de talonario que la había dejado mediante un mensaje de WhatsApp y también cerraba la puerta a la reconciliación. Además, dejó una frase para la historia: "Que se acabe Edmundo no significa que se acabe el mundo".

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud