Televisión

Muere el periodista José María Carrascal a los 92 años: de su amistad con Julio Iglesias al amor de su vida, Ellen

El periodista y escritor José María Carrascal ha fallecido este viernes a los 92 años en su domicilio madrileño. Vivía solo y su cuerpo fue hallado esta tarde por un amigo que avisó a los servicios de Emergencia. Los médicos del Summa confirmaron su fallecimiento.

Conocido por su carisma y por extensa colección de coloridas corbatas, José María Carrascal fue corresponsal en Nueva York y Berlín. Cubrió algunos de los acontecimientos más importantes de los años 60 y 70, como la llegada del hombre a la Luna o la guerra del Vietnam.

A principios de los 90 regresó a España y se convirtió en una de las grandes estrellas de Antena 3 para reinventar los telediarios de la noche, que con él y sus llamativas corbatas pasaron a incluir opinión. Presentó Noticias a las ocho y en 1990 pasó a dirigir las Noticias de la noche, hasta 1997. Durante un breve periodo de 1996 también presentó el programa Todos somos humanos, con Javier Sardá. Obtuvo importantes reconocimientos a su labor periodística, como la Antena de Oro, el Premio Mariano de Cavia o el Premio Luca de Tena, que recibió en 2021. Como escritor, Carrascal publicó más de veinte libros, entre los que destaca la novela Groovy, por la que ganó el premio Nadal en el año 1972. También escribió otras obras políticas e históricas, como La agonía del felipismo (1995).

"A mí lo que me gusta es escribir", aseguraba. En los últimos años colaboró con diferentes medios escritos, como ABC. Su última columna fue para la princesa Leonor, a la que deseaba suerte tras jurar la Constitución el pasado martes, 31 de octubre.

Ellen, el amor de su vida

Nacido en El Vellón el 8 de diciembre de 1930, estudió Filosofía y Náutica pero pronto descubrió que los barcos no eran lo suyo: "Me di cuenta de que aquello no era para mí. Tenía un falso concepto de la navegación. No es tan romántico. Es duro, muy duro, y yo no tenía dotes para el mando", desveló en sus memorias. Su primera novela, de hecho, se basó en estas experiencias: El capitán que nunca mandó un barco.

Marchó a Berlín y encontró trabajo como profesor de español y traductor. Escribió también sus primeras crónicas y conoció a su esposa, que entonces era su vecina también: Ellen, una azafata de la compañía aérea Pan Am. Se casaron en 1960, en una boda civil celebrada en Berlín y luego por la Iglesia en España, en el monasterio de Montserrat, el único templo del país que podían casar en alemán. "Es muy importante tener las mismas aficiones. No todas. Tiene que haber aficiones que no se compartan para descubrir nuevas facetas de tu pareja", comentó José María Carrascal. "No tuvimos hijos porque nos casamos tarde. Eso a algunos matrimonios les ha separado, pero a nosotros nos unió mucho más. Para adaptarse a otra persona, sobre todo si tienes una personalidad fuerte, hay que tener generosidad, estar dispuesto a ceder mucho y a dar mucho. Yo no me hago a la idea de vivir sin mi mujer. Ella me ha ayudado en todo".

Vivieron durante 25 años en Estados Unidos antes de regresar a España, una decisión que no gustaba demasiado a Ellen. Julio Iglesias, del que se había hecho íntimo, lo convenció para aceptar el puesto: "Pasó por Nueva York y me llamó y me dijo que lo aceptara. 'Acéptalo, vas a ganar mucho más en televisión, te va a conocer más gente, lo que será bueno y malo, pero para tus libros te vendrá muy bien', me dijo. Confié en el talento de negociante de Julio". Y de ahí a la fama.

José María hablaba feliz de la jubilación: "La jubilación es fantástica. Eres libre, porque quien tiene el control de su tiempo es dueño de su vida. Es la mejor y más larga etapa de la vida", dijo. En los últimos años había reducido sus colaboraciones por una nueva e importante misión: "Mi mujer es lo más importante para mí y ahora tengo que estar con ella porque está en silla de ruedas. Ella ha dedicado su vida a mí, lo menos que puedo hacer yo es hacer lo mismo por ella".

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud