Televisión

Jorge Javier mancha la nueva Telecinco familiar de Alessandro Salem con unos Cuentos Chinos llenos de "zurraspas"

Existe una llamativa falta de coherencia entre la televisión que proclama Alessandro Salem, con su lema "Contigo siempre", y el noble propósito de reunir a toda la familia ante el televisor y el calzoncillo lleno de zurraspas con el que Jorge Javier Vázquez ha regresado a Telecinco tras su baja por una subida de tensión después de que le robaran a su hijo Sálvame.

Es preciso explicar para quienes no vieron el invento que uno de los momentos de Cuentos Chinos donde la escatología manchó más el guion fue cuando el badalonés contó con su particular sentido del humor algo de la caca en su ropa interior. También relató Jorge Javier en su primera aparición después de cuatro meses que durante sus vacaciones en Argentina disfrutó del sexo haciéndose pasar por profesor de secundaria.

Se jactaba en privado hace solo dos meses el presidente de Mediaset de haberse cargado a Jorge Javier, argumentando que todo el mundo le decía que el catalán daba un tono soez a Telecinco. Pero resulta que no estaba muerto, estaba de baja, cagándose (un poquito) encima y fornicando en Argentina, según compartió este lunes el propio presentador con padres, hijos y abuelos sentados frente al canal blanco de la etapa Salem, el mismo consejero delegado de la cotizada que horas antes del discurso marrón de Jorge Javier comparecía en el Teatro Real de Madrid para explicar que quiere reflotar Telecinco como un canal "familiar" y "sin violencia verbal".

Gracias a otra de las reveladoras confesiones con que Jorge Javier regó su achinada rentrée, sabemos que entre medias de sus comentadas y bien aprovechadas vacaciones, el filólogo tuvo tiempo de ver la tele y leer a los críticos y todólogos que han comentado y ocupado el espacio de Sálvame. Opina el filólogo que deberían encarcelar a quienes han perpetrado programas tan aburridos como los que, efectivamente, nos han adormecido y que, por cierto, han relegado a Telecinco a la tercera posición por detrás de Antena 3 y de La 1.

Menos mal que ahora por fin ha llegado el badalonés junto a la pesada de Anabel Alonso y la soporífera Celia Villalobos para animarnos. Susi Caramelo, divertida, rápida y ocurrente, se salva de la quema por momentos pero no como para sostener el ininteligible bodrio de mal gusto al que nos sometió La Fábrica de la tele en el estreno de su nueva criatura, que deberán alimentar mucho para que sea el día de mañana un espacio de provecho. Por ejemplo, podrían educar a Jin Jin, la gata leona de Usera, esa que parece encarnar la réplica de las hormigas Trancas y Barrancas de Pablo Motos. Pero, a diferencia de las de Antena 3, este peluche cuya misión es también introducir temas y preguntas incómodas, resulta grosero y ordinario.

Mención aparte merecen la ex concursante de La isla de las tentaciones Fani Carbajo y otros supuestos influencers cuyos nombres soy incapaz de recordar. Su sección, la más cinematográfica de programa, consiste en desplazarse a un pueblo de Ávila a reírse de sus habitantes. Poco más que añadir. Este martes llega la anteriormente vetada Bárbara Rey, suponemos que con la ropa interior impoluta, para hablar una vez más del Rey Juan Carlos y de lo que le dé la gana. Tiembla Pablo Motos.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud