Televisión

La fiesta de 'GH' que acabó en el abuso sexual a Carlota Prado: los hechos probados de una madrugada de 2017 en el reality de Telecinco

El 3 de noviembre de 2017, sobre las 20.00, comenzaba una fiesta en la casa de Gran Hermano que acabó con un abuso sexual de José María López, uno de los concursantes, a Carlota Parado, otra de las participantes de este reality que emitía Telecinco y que ahora, seis años después de aquellos hechos, prepara su regreso a la cadena una vez que se ha conocido la sentencia que condena a López a 15 meses de cárcel.

Durante esa fiesta hubo una mezcla de alcohol y poca comida. Carlota Prado "únicamente había cenado un plato de patatas fritas porque en la casa había escasez de alimentos, bebió una cantidad indeterminada de bebidas alcohólicas, no menos de cuatro chupitos de tequila o licor similar, que la condujeron a la intoxicación etílica, que se acentuó a partir de la media noche", explica la sentencia como hechos probados.

Sobre las 01.30 del 4 de noviembre, Carlota Prado se encontraba en el dormitorio con José María, que acabó acostándose en la misma cama con la joven, con quien había comenzado una relación sentimental dentro de la casa de Guadalix. La juez considera probado que el acusado "guiado por un ánimo libidinoso, a sabiendas de que Carlota Prado se encontraba bajo los efectos de un sopor etílico que le conduciría después a la inconsciencia, le quitó los pantalones -cuando ambos se encontraban ocupando la misma cama-, y comenzó a realizar bajo el edredón movimientos de carácter sexual, pese a que la víctima débilmente le dijo "no puedo".

Lea también: Un abuso sexual que borró 'Gran Hermano' de la parrilla de Telecinco durante cuatro años (hasta ahora): ¿qué dice la sentencia del 'caso Carlota Prado'?

La resolución sostiene además que "pese a que el acusado le pidió en varias ocasiones que abriera los ojos, Carlota permaneció inmóvil, y cuando le preguntó cómo se encontraba, sólo acertó a responder que se quitara, momento en que se giró y cayó en la inconsciencia".

"Los movimientos lúbricos del condenado continuaron varios minutos más, hasta que la víctima se destapó la cara y un brazo y se dejó ver su estado inerte, lo que motivó la intervención de uno de los miembros del programa encargado del visionado de la grabación, momento en el que cesó la situación. Carlota Prado, en ese momento vomitó y se mostró completamente aturdida", continúa la sentencia.

"Un objeto para satisfacer a modo de juguete sexual"

La víctima, dice el texto, "estaba privada de todo sentido durante el desarrollo del acto punible y en condiciones deplorables a lo largo de todo el intervalo que cubre la grabación". "Es imposible no concluir que fue utilizada por el acusado como un objeto para satisfacer a modo de juguete sexual, sin que haya la menor sombra de consentimiento y, consecuentemente de libertad de su parte en lo acontecido", concluye.

Lea también: Mediaset intentó recuperar 'GH' hace dos años pero se 'rajó': el miedo a otra fuga de anunciantes provocó un cambio de estrategia

El equipo del programa expulsó a José María y puso en conocimiento de la Guardia Civil lo ocurrido, aunque en un primer momento Carlota Prado no denunció los hechos. La concursante fue informada al día siguiente de lo que había sucedido mientras ella estaba inconsciente, aunque el programa lo hizo sin ofrecerle la ayuda psicológica necesaria, motivo por el cual Zeppelin ha sido condenada a pagar 1.000 euros a Carlota Prado. Después de ser apartada varios días del programa, la concursante decidió volver al concurso. Cuando salió definitivamente, presentó una denuncia contra José María.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud