Televisión

Borja Prado no quiere que Jorge Javier Vázquez siga en Mediaset pero Salem se niega a despedir al presentador

Las aguas siguen bajando revueltas en Mediaset, que prepara su nueva estrategia de programación de cara a la próxima temporada con un giro en los contenidos enfocado a blanquear la parrilla y dar un vuelco ideológico a la cadena. El cierre de Sálvame y la entrega de las tardes a Ana Rosa Quintana son buen ejemplo en este nuevo reparto de poder que deja algunos beneficiados -la propia Quintana, Jesús Vázquez, Luján Argüelles, Sandra Barneda- y otros grandes perjudicados, especialmente Jorge Javier Vázquez, que no tiene programa adjudicado para el nuevo curso.

El presentador está ligado a Mediaset hasta 2025, después de que Paolo Vasile renovase su contrato antes de marcharse de la compañía, pero Vázquez podría tener los días contados en la cadena. Borja Prado, presidente de Mediaset, no quiere que siga en septiembre y estaría preparando la rescisión de su contrato, según El Confidencial, por eso tendría preparada la liquidación con la asesoría legal de la cadena para que la salida del presentador se produjera de forma amistosa y conforme a lo pactado. Para ello, Mediaset debería hacer frente a una indemnización que rondaría los dos millones de euros en concepto del tiempo de contrato que le queda por delante, aunque podría ser mayor si el grupo le compensa con una cantidad extra para asegurarse que Jorge Javier no acabe fichando por la competencia en un tiempo estipulado.

Frente a ese movimiento de Salem, Mediaset siempre ha dicho que seguirá contando con Jorge Javier como presentador de SupervivientesEs más, Alessandro Salem, CEO de Mediaset, dijo en una reciente entrevista con El País que Jorge Javier "es un talento, como todos los de La Fábrica de la Tele" y que la cadena seguirá contando con él. "Absolutamente". La postura oficial de Mediaset al conocer este jueves la información de la supuesta liquidación del contrato de Vázquez ha sido clara: "Es rotundamente falso que Mediaset España esté preparando la liquidación del contrato de Jorge Javier Vázquez".

Jorge Javier, el nuevo conflicto de Prado y Salem

Esta decisión de Borja Prado llega en un momento de rivalidad entre el presidente de Mediaset y el consejero delegado de la compañía, el italiano Alessandro Salem, el hombre que Berlusconi destinó a España para sustituir a Paolo Vasile. Esa guerra interna se ha puesto de relieve, tal y como adelanta elEconomista, a la vista de una posible oferta por Prisa. En ese punto, Prado busca liderar un grupo mediático a favor del centro derecha que facilite la llegada a la Moncloa del presidente del PP. Y en esa estrategia es donde no cabe Jorge Javier Vázquez, alineado con los partidos de izquierda, al igual que ocurría con Sálvame, "un programa de rojos y maricones" que se despedirá para siempre el 23 de junio. En septiembre, Ana Rosa Quintana, azote de Pedro Sánchez y de todos los partidos que están a su izquierda, saltará a las tardes de Telecinco.

En este contexto, y a la vista de las nuevas informaciones sobre Jorge Javier, parece que el presentador es el origen de un nuevo conflicto entre las dos cabezas visibles de Mediaset. Prado no quiere que siga y Salem apuesta, "absolutamente", por mantener al comunicador. 

Jorge Javier Vázquez no sabe qué harán con él en Mediaset

"¿Vas a seguir en Mediaset?", preguntó Carlos del Amor a Jorge Javier en una reciente entrevista que el filólogo catalán concedió a La 2. "Yo tengo contrato. Me quedan dos años, hasta 2025. Supongo que seguiré, pero lo que decidan bien estará. Yo trabajo en televisión y la televisión no es mía. Han llegado nuevos directivos y entiendo que decidan hacer lo que quieran con los muñecos que salimos en la tele. Que cuentan conmigo, perfecto; que creen que pertenezco a otra época y ahora no caso, pues perfecto también", dijo el presentador.

Hasta nueva orden, Jorge Javier solo piensa en el día a día. "Yo voy allí, procuro hacerlo lo mejor posible. Y el día que decidan que no quieren contar conmigo, pues adiós", explicó. Sin embargo, Vázquez cerró la respuesta advirtiendo de que la decisión final puede que no parta de Mediaset, sino que sea él quien mueva ficha. "También puedo levantarme yo un día y preguntarme si quiero continuar. Me puedo preguntar: '¿Estoy en mi sitio?", sentenció.

Jorge Javier: "Vasile jamás me pidió opinión de nada"

Sobre la nueva etapa que se ha abierto en Mediaset, con la llegada de una nueva dirección, Jorge Javier se pronunció semanas antes de esa entrevista a través de su blog en Lecturas y parecía optimista. "Ahora estoy muy bien, estoy tranquilo y me lo estoy pasando muy bien. Yo no sé qué va a pasar, pero yo tengo muy claro que Mediaset no es mía, soy un empleado", dijo.

En aquel texto, Jorge Javier aprovechó para destacar las bondades de su nuevo jefe, Alessandro Salem, con quien se acababa de reunir. "En ese encuentro sucedió algo inesperado que me dejó bloqueado, sin palabras. Jamás en 20 años me había pasado algo así. Me preguntó: ¿Qué opinas' Me quedé blanco. Vasile jamás me pidió opinión de nada, me quedé impactado", destacó sobre el nuevo consejero delegado de Mediaset en oposición a lo que hacía el anterior responsable de la cadena.

No quiere hacer televisión blanca: "Para eso me quedo en casa"

Esta misma semana, Jorge Javier volvía a hablar en Lecturas a propósito del cierra de Sálvame. Además de confesar que estaba de "bajón" y que a menudo le daban ganas de "llorar", el presentador reflexionaba sobre el tipo de televisión que han hecho hasta ahora y dejaba claro que él no quería participar en lo que se conoce como 'televisión blanca'.

"Para hacer televisión que produzca el mismo efecto que un vaso de agua del tiempo, pues me quedo en casa. No creo en la televisión blanca. Me aburre soberanamente. Me aburre que me mata. Me aburre hasta decir basta", indicaba en la mencionada publicación. "Eso no es televisión. Es un salón de té repleto de comensales esperando que anochezca".

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud