Televisión

Los 'mandamientos' del nuevo Código Ético de Mediaset, una enmienda a los últimos tres años que han precipitado el declive de Telecinco

El nuevo Código Ético aprobado en Mediaset tras el desembarco de la nueva directiva italiana encabezada por Alessandro Salem, sucesor de Paolo Vasile, abre una nueva etapa en la cadena pero, además, supone una enmienda a los últimos tres años de Telecinco, los que han precipitado el declive de un canal que durante años dominó el ranking de audiencia y que ahora está en mínimos. Dicho de otra manera, los  nuevos 'mandamientos' del grupo, así como el veto a 13 famosos en sus contenidos, prohíben todo aquello que durante este último periodo erosionó la imagen y credibilidad de la emisora, hasta poner en contra a los espectadores.

Sacar de los contenidos de Mediaset a Rocío Carrasco, Antonio David, Rocío Flores o Marta Riesco, entre otros, supone dar carpetazo a un asunto que ha llenado las escaletas de los programas de Telecinco desde la primavera de 2021, cuando comenzó el documental Rocío. Contar la verdad para seguir viva. Aunque el programa dio extraordinarios índices de audiencia, el público nunca entendió el doble juego de la cadena, que había mantenido a Antonio David Flores hasta el día antes como colaborador y acababa de llevar a Supervivientes a Olga Moreno quien, por cierto, acabó recibiendo el apoyo de la audiencia como ganadora del concurso. 

Rocío Carrasco protagonizó dos documentales, encabezó otros espacios, como Montealto y los sucedáneos Licencia para hablar o El precio del silencio, cada vez con menos audiencia. También apareció en Sálvame y acabó concursando en el Mediafest. Fue durante meses, el 'personaje' sobre el que pivotaba el contenido de la cadena. Pero ya no lo es. Al contrario, ya no se podrá hablar de ella ni de su entorno. Tampoco de Ortega Cano o de su hermano José Fernando.

Fin a la guerra de productoras: prohibido atacar a otros programas

La docuserie de Rocío Carrasco tensionó el star system de Mediaset y abrió una guerra frontal entre La Fábrica de la Tele, productora de Sálvame, y Unicorn, la compañía que preside Ana Rosa Quintana. Cada tarde, Jorge Javier y sus colaboradores mandaban misiles al magacín matinal, que tenía contratada como tertuliana a Rocío Flores. Incluso Carlota Corredera atacó a Quintana desde uno de los prime time de Rocío Carrasco. Con el paso del tiempo, Ana Rosa tomó la decisión de dejar de informar sobre el documental. Estas guerras quedan también prohibidas en el nuevo Código Ético de Mediaset publicado por El Mundo. Los protagonistas de los programas "no deben atacar o criticar a ningún otro programa de la compañía o a sus presentadores y colaboradores".

La lista de los 13 expulsados también cita a Kiko Rivera. El hijo de Isabel Pantoja ha tenido una presencia constante en Telecinco y hay que recordar que protagonizó uno de los últimos grandes bombazos que la cadena se sacó de la manga cuando emitió una serie de programas denominados La herencia envenenada, desde donde cargó duramente contra su madre, Isabel Pantoja. El programa arrasó en audiencia, pero ya no se podría reeditar.

'Sálvame', un programa "de rojos y maricones"

El nuevo Código Ético también prohíbe hacer comentarios políticos en los programas de entretenimiento. "Los presentadores y colaboradores deben abstenerse de emitir opiniones, preferencias o comentarios políticos en el seno del programa", dice. Toda una forma de poner cerco a las opiniones de corte político que durante años lleva lanzando Jorge Javier Vázquez desde Sálvame, siempre alineado con los partidos de izquierda y con críticas habituales al PP y Vox. Este posicionamiento alcanzó su forma más gráfica aquella tarde que el presentador dijo que Sálvame era "un programa de rojos y maricones".

Hay más cosas que se han hecho durante estos años y ahora están prohibidas. Las espantadas de los platós también han quedado vetadas en Mediaset, algo que ha marcado la trayectoria de Sálvame y que alcanzó su momento más llamativo cuando Paz Padilla se marchó, enfadada tras su bronca con Belén Esteban. Lo curioso es que cuando la cadena despidió a la humorista gaditana lo hizo por "incumplimiento de su obligación como presentadora", aunque el abandono del plató era una constante en ese programa, tanto por parte de presentadores -Jorge Javier lo hizo- como colaboradores. De hecho, eso es lo que quería argumentar Padilla cuando inició una batalla legal contra la cadena. Finalmente, acabó readmitida.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud