Televisión

Atresplayer enseña a su Camilo Sesto: arranca el rodaje de la serie que revivirá el musical 'Jesucristo Superstar'

La gran aventura de Camilo Sesto, empeñado en hacer historia trayendo a España el arriesgado y polémico musical Jesucristo Superstar, se convertirá en serie de televisión a través de la nueva producción que Atresplayer Premium, la plataforma de streaming de Atresmedia, acaba de empezar a rodar.

Camilo Superstar contará con el actor Alejandro Jato para interpretar a Camilo Sesto, un apasionado cantante de 26 años que decidió asume todos los riesgos para traer a España el mayor espectáculo musical que se habría organizado hasta la fecha. Jato se quedó con uno de los papeles más jugosos de la temporada, aunque hubo otros actores, como Nicolás Coronado, que también hizo la prueba para el papel de Camilo, tal y como adelantó Informalia.

El reparto principal de la serie lo completa Adrián Lastra, Natalia Reyes, Pepe Ocio, Javier Godino, Vito Sanz, Oscar de la Fuente y la colaboración especial de Eugenia Silva y Elena Rivera.

La serie narrará un momento muy puntual en la vida de Camilo Sesto y clave en la historia del espectáculo musical de nuestro país. La ficción incluirá momentos, no solo de los ensayos, el casting y el estreno, sino también fragmentos de sus actuaciones más emblemáticas de la época y las composiciones que en ese tiempo creaba el artista. Camilo Superstar está producida por Buendía Estudios y contará con cuatro episodios.

Montse García, Sonia Martínez y Curro Novallas son los productores ejecutivos de la serie, que cuenta con Tatiana Rodríguez al frente del guion y el propio Curro Novallas junto a Federico Untermann como directores de la primera y segunda unidad, respectivamente. Ana Rocha dirige la producción, Jon Aguirresarobe es el director de Fotografía y César Macarrón lidera el departamento de Arte. El equipo técnico incluye además a Coque F. Lahera como jefe de Sonido, Nazareth Colomina como figurinista y Paty López como jefa de Maquillaje y Peluquería.

La carrera de Camilo Sesto hacia Jesucristo Superstar

Camilo Sesto, en un arrebato de inspiración, decide adaptar en los años 70 el musical más moderno y transgresor de la época, Jesucristo Superstar, un éxito internacional que, en plena dictadura, consigue revolucionar el país y hacer historia.

Una odisea llena de contratiempos, algunos fortuitos, pero muchos de ellos provocados por la propia coyuntura del momento. Sortear la censura, la mano negra de su representante, las amenazas y sabotajes de los movimientos ultracatólicos dispuestos a todo por impedir su estreno, se irán intercalando con las dificultades inherentes a un montaje de esta envergadura.

Pero no estará solo en esta gesta. Contará con otros idealistas que, como él, sintieron el impulso de arriesgar y traer a este país la ópera rock más revolucionaria del momento. Los cuatro mosqueteros de esta odisea se enfrentarán a todo tipo de obstáculos. Buscar un teatro adecuado, sortear la censura, asumir el despliegue técnico que exige la obra, seleccionar al elenco y estrenar el musical mientras Franco agoniza. Además, Camilo debe cumplir sus compromisos con la discográfica que le exige entregar su próximo álbum en las mismas fechas.

Lea también: 'La isla de las tentaciones' sufre su peor estreno histórico en Telecinco, pero hace olvidar por un día el pánico al 'unidígito'

La serie se adentra en el alma del artista, en explorar qué le llevó a arriesgar su patrimonio y su carrera en un contexto tan complicado y a renunciar a él, en pleno éxito, con un gesto definitivo, afeitarse la barba para un anuncio y donar el importe a un orfanato. Un periplo en el que todos los implicados se dejan demasiado en el camino, pero consiguen estrenar y hacer historia en un país atrasado que despierta a la modernidad.

comentariosicon-menu0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
arrow-comments
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.