Televisión

Las pullas de Bárbara Rey a Telecinco desde el plató de Sonsoles Ónega en Antena 3

Bárbara Rey ha concedido una extensa entrevista a Sonsoles Ónega en el marco de la promoción de la serie Cristo y Rey, la ficción sobre su vida que acaba de estrenar Atresplayer, la plataforma de pago de Antena 3.

Durante la charla, la vedette defendió su derecho a contar su propia historia y lanzó varias indirectas a la competencia. "Habla todo el mundo de mí, escriben libros, dicen, comentan en un programa de televisión... Si ven que eso da audiencia, me están machacando durante dos o tres meses y luego otra vez", se quejó, en una indirecta que estaría dirigida a Telecinco, la única cadena que en los últimos tiempos ha hablado de ella.

Lea también: El explosivo circo de Ángel Cristo, Bárbara... y el Rey: ya hemos visto la nueva serie de Atresplayer, Cristo y Rey

"Cualquier cosa que pase, automáticamente salgo yo, porque como es un personaje importante y últimamente han pasado muchas cosas en su entorno...", apuntó la artista, que en ese momento aclaró -preguntada por Sonsoles- que se refería a lo que había sucedido en los últimos tiempos "al rey emérito".

Rey lamentó que su historia siempre ha sido contada por otros, pero no por ella. "Todo el mundo viviendo de contar cosas de las que no tienen ni idea. Y algunos se creen que lo saben todo y no, ni muchísimo menos. De hecho, ha habido una demanda que yo gané el año pasado y nunca lo han dicho", espetó, en una indirecta a Telecinco aunque nunca pronunció el nombre de esta cadena.

"A mí me pusieron verde, dijeron de mí de todo y dijeron una serie de cosas que yo había recibido, que no es cierto. Y yo les gané", continuó Bárbara Rey. "Para decirlo no hubo problema, porque eran todos los días. Pero a la hora de haberles ganado la querella que les puse, no han comentado lo más mínimo", se quejó desde el plató de Antena 3.

Lea también: Bárbara Rey cree que se le "fue la mano" con los guionistas de su serie y asegura que todo es verdad: "No he visto nada ficcionado"

"No tiene nada que ver hablar contigo y ver la serie, que estar en un programa en el que solo te meten los dedos y te están provocando para que tú te enfrentes, porque te tienes que defender. Piensan: '¡Qué mal carácter tiene esta mujer!'. Tengo mi carácter, lógicamente. Es que si no me comen por los pies. Lo saco solamente cuando me provocan y si lo necesito", comentó.

comentariosicon-menu0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
arrow-comments
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.