Televisión

Toñi Moreno afronta su segundo intento en TVE después del "infierno" que vivió hace diez años: "Me fui a casa hecha una mierda"

¿Qué tengo? ¡Llamada! Este era el grito de guerra de Toñi Moreno cada vez que un espectador se ponía en contacto con el magacín que hace casi diez años empezó a presentar en TVE (Entre todos). Fue su primera vez en la cadena pública, pero su paso se convirtió en un "infierno". A la presentadora le caían críticas por todas partes y el programa recibía ataques desde la prensa, pero también de unas redes sociales enloquecidas que empezaban a estallar.

Lea también: Toñi Moreno, una cena privada con Vasile antes de irse a TVE pero ninguna charla con Emma García, su nueva rival: "No hemos hablado" 

"Lo pasé fatal, fueron unos meses de infierno: la audiencia, la crítica en el periódico... Estaba amargada y me fui a casa hecha una mierda de autoestima", recuerda Toñi Moreno, que después de una temporada en Entre todos continuó unos meses más con el magacín T con T. "También aprendí mucho", asegura. "Y ahora creo que lo haría de forma distinta, porque en aquella época creo que bajé los brazos. Ahora lo pelearía más. Soy más madura y he aprendido mucho de los errores". A pesar de aquella situación, Moreno asegura que "no tiene un mal recuerdo" de aquel paso por TVE. "Lo que ocurre es que yo tenía muchas ganas de hacer cosas, pero no dábamos los datos... Porque a mí me echaron por no dar los datos [audiencia], no por otra historia. Así funciona la tele", explica.

Después de aquello, Moreno comenzó una travesía del desierto -peleó llamando a las cadenas con proyectos que ella misma diseñaba- que terminó cuando Mediaset la contrató para presentar Viva la vida. "Vasile me dio la oportunidad cuando yo estaba defenestrada", recuerda. "Este señor apostó por mí. Luego, ha tomado decisiones que a mí en algún momento me han perjudicado, pero entiendo que las tuviera que tomar". Hace unas semanas, ya sin proyecto sobre la mesa, Moreno comunicó a sus jefes de Telecinco que dejaba la cadena para aceptar la oferta de TVE. 

Lea también: Toñi Moreno sale en defensa de Paz Padilla como su sustituta en Mediaset: "Lo va a bordar, es una señora muy sabia"

Poco tiene que ver la Toñi Moreno de hace diez años con la de ahora, cuando vuelve a la cadena pública para presentar, desde este domingo (19.00) el nuevo magacín Plan de tardeavanzado en primicia por Informalia. "Han sido diez años de crecimiento absoluto. También me he pegado unas hostias importantes que me han hecho aprender", admite la presentadora. "Ahora soy más autocrítica, pero también tengo menos miedo a equivocarme. Como las personas mayores que dicen lo que les apetece...", explica. "Vuelvo con otra experiencia y otra edad y con unos errores que cometí en los que ahora no caeré. Tendré otros, seguramente", indica la comunicadora.  

El reto de Toñi Moreno es mejorar las tardes de los domingos de La 1 frente a la competencia de las privadas. "No tengo miedo, pero sí respeto. Respeto al espectador, para no fallarle", afirma la periodista. "Lo voy a dar todo en este programa. Quiero que mi hija me conozca presentando los domingos de TVE", asegura sobre un proyecto para el que pide "paciencia". Todas las franjas son duras y la tarde de los fines de semana, también. Ella lo sabe, porque abrió Viva la vida, aunque luego Vasile se lo diera a Emma García. "Esto va a ser pasito a pasito".

comentariosicon-menu0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin
arrow-comments
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.