Televisión

La Policía 'irrumpe' en 'Sálvame': cinco agentes se personan tras la llamada de Belén Rodríguez

Sálvame vivió este martes una de sus situaciones más surrealistas cuando varios agentes de la Policía se personaron en la vivienda de Belén Rodríguez, la colaboradora de televisión que actualmente tiene una tensa relación con el programa de Telecinco.

Lea también: María Pombo 'exige' a Broncano el himno de España y habla de su ideología política: "Para los fachas, soy una roja"

El programa se trasladó, como hizo el viernes pasado, a un piso situado justo enfrente del domicilio de Belén Rodríguez. Desde allí informaron Lydia Lozano y Kike Calleja de la última hora de la colaboradora, mientras enfocaban a las ventanas de su vivienda. Eso sí, nunca mostraron el interior.

De pronto, el equipo de Sálvame vio que dos coches de la Policía se personaron en el edificio tras la llamada de Belén Rodríguez. Allí permanecieron unos minutos charlando con la periodista. Más tarde, tres de los cinco agentes que habían acudido hasta la zona subieron al piso de la acera de enfrente, desde donde retransmitía Sálvame. Pidieron la identificación a los miembros del equipo del programa y a los inquilinos de la vivienda.

Lea también: Chelo García Cortés busca trabajo fuera de 'Sálvame' y se ofrece a la productora de Ana Rosa Quintana

"Se acaban de marchar los tres agentes, nos han identificado a mi compañero cámara, a mí también y a los cuatro chicos que viven en el piso", relató Kike Calleja. "Otros dos se han quedado en el domicilio [de Belén Ro] mientras nos identificaban. Nos han dicho que nos estaban informando porque según cuenta Belén estaría haciéndose un delito contra su intimidad y y su dignidad", expresó el reportero. Tras esos momentos de tensión, Sálvame continuó con su emisión habitual en en las siguientes conexiones Kike Calleja informó a pie de calle, esperando que Belén Rodríguez saliese en cualquier momento por la puerta de su casa. 

comentariosicon-menu0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
arrow-comments
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.