Televisión

"Me detuvieron por etarra": la sorprendente revelación de Paz Padilla sobre el día que se topó con "militares armados hasta los dientes"

Paz Padilla ha reaparecido en televisión como invitada del programa Joaquín, el novato. La presentadora, que tiene contrato con Mediaset tras haberla readmitido hace unos meses, intervino en el espacio de Antena 3 que este miércoles estaba protagonizado por Antonio Resines.

Lea también: El enfado de Carmen Lomana con Sonsoles Ónega: "Si estorbo, me voy. No vengo aquí para hacer el paripé"

Padilla se unió en la última parte del programa a una charla en la que también participaron Antonio Molero y Santiago Segura. El encuentro entre estos actores cómicos propició que la actriz y presentadora contase una sorprendente anécdota que vivió en un trayecto de tren, cuando se dirigía a los Carnavales de Cádiz. 

"Lo peor que yo pasé es que me detuvieron por etarra", anunció a sus compañeros de mesa. "Iba con mi manager y dos amigos", comenzó a relatar. "De repente, para el tren antes de llegar Sevilla y vemos militares armados hasta los dientes". Padilla y sus compañeros de viaje quedaron muy sorprendidos al ver la escena que se estaba produciendo. "¡Hostia, viene alguien en el tren!", comentaron. "¡Aquí va a haber tiros, va a haber tiros!", pensaron.

"De repente, veo que entran para mi vagón, se paran y me ponen la metralleta a mí. Ahí ya me dejé de cachondeos y ya me dije 'esto va en serio", reconoció. Padilla explicó que, a continuación, les pidieron que se levantasen y les acompañaran a otro vagón. Asimismo, les pidieron la documentación. En ese momento, la cara de los agentes cambió por completo en cuanto comprobaron que estaban ante Paz Padilla. 

Lea también: La verdadera dimensión del fracaso de 'Café con aroma de mujer': Telecinco también pierde contra TVE y es tercera opción

"¡Me cago en mis muertos!", dijo uno de ellos. "¡Que es Paz Padilla! Llevamos todo el día cagados, porque nos habían dicho que venían cuatro etarras, ¡y es Paz Padilla!", comentaron. Cuando los agentes se fueron, la artista y sus compañeros pudieron respirar tranquilos. "Arrancó el tren y nosotros dijimos: 'Vamos a emborracharnos'. Nos fuimos al bar, nos cogimos un ciego que, cuando llegué a Cádiz, me fui a la cama, ni me disfracé ni nada", contó Padilla mientras Resines, Molero, Segura y Joaquín reían.

comentariosicon-menu0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin
arrow-comments