Televisión

Aciertos y errores del estreno de Sonsoles Ónega: su cercanía es la gran baza de un magacín que promete si hace un buen rodaje y baja la velocidad

"Se trata de ser cercana", dijo María Teresa Campos a Julia Otero en una histórica entrevista en TV3, hace años, donde las presentadoras intercambiaron algunos piques. Cercanía es lo que ha tenido siempre la histórica comunicadora, un rasgo difícil de encontrar en televisión. Lo tienen Ana Rosa Quintana, Toñi Moreno, Jorge Javier Vázquez... También Sonsoles Ónega. Es, de hecho, el principal atributo de la nueva estrella de Atresmedia. Lo demostró en Telecinco y se volvió a comprobar en el estreno de su nuevo programa en las tardes de Antena 3, que ha llegado líder, por delante de Sálvame.

Lea también: Sonsoles Ónega gana a Jorge Javier Vázquez: su estreno en Antena 3 amarga la tarde a 'Sálvame', que pincha con el 'Aldonazo'

Sonsoles tiene esa capacidad de mirar a los ojos a los espectadores y conectar. Crea un clima íntimo con la audiencia. Se expresa con la mirada y el público se lo compra. Ella es el principal valor del magacín que acaba de estrenar. El programa es ella y está hecho a su medida. Lógico que su nombre aparezca en el título. Y ahora, Sonsoles. Ya es Sonsoles. Lo de Sonsoles. Sonsoles. Qué más da.

Lo mejor del estreno fue su arranque y ese discurso emocionante y sincero que compartió con la audiencia. "Este programa que lleva mi nombre, es desde hoy suyo. Lo más bonito que me ha pasado, es este proyecto". Una declaración de intenciones de cara al futuro de un programa que pretende entretener y acompañar al público. Acompañarlo, de momento, desde que acaba Tierra amarga y empieza Pasapalabra. Que la audiencia no se vaya a Sálvame de 19.00 a 20.00. El primer día lo consiguió, con un 17,6% frente al 15,9% que su rival registró a esa misma hora.

El éxito del estreno de Y ahora Sonsoles tendrá que confirmarse a partir de mañana en una lucha que será 'pico y pala' y que se espera dura entre los programas de las dos grandes privadas. Más allá de la audiencia de su estreno, el magacín de Ónega tiene buenos mimbres que son esperanzadores. Además, demostró que ha comenzado con la maquinaria bastante engrasada después de varios meses trabajando en el proyecto y algunas semanas haciendo pilotos. Sonsoles está en plena forma y su conexión con la directora -está bien que hable en directo con Patricia Lennon, como hacía en Ya es mediodía- funciona. Son un equipo. Pero el programa tiene que rodar, evolucionar y adecuar los contenidos a lo que la audiencia vaya pidiendo. Ahora comienza un proceso de análisis concienzudo de la curva de audiencia para detectar qué temas interesan y cuáles espantan a los espectadores. 

De hecho, el primer programa fue una especie de muestrario de todo lo que puede ofrecer: sucesos, humor, clima, noticias curiosas, vídeos impactantes, crónica social pero no mucho... el cóctel pecó de ser demasiado variado y algo desordenado. No quedaba clara la estructura del programa, a pesar de su corta duración. Al menos en la primera parte, donde se incluyeron asuntos de cortes muy dispares y alguno que parecía de relleno, demasiado atemporal o más propio de Aruse@s.

Lea también: Por qué lo de Sonsoles Ónega es más que el estreno de un programa: Antena 3 acaba con más de una década sin actualidad y directo por las tardes

Las ganas de meter contenidos y la corta duración incrementaron el ritmo de un programa que a veces pecó de ir demasiado acelerado. Un puntito menos de velocidad vendría bien. No por ir más rápido resulta más ágil. De hecho, el asunto del bebé robado y la entrevista que hicieron a una amiga de la secuestradora -un tema serio y 'lento'- fue una de las mejores partes del programa. La otra, obviamente, el acierto de tener a Letizia y su beso a Sonsoles, su amiga, en el primer programa. También la llamada de María del Monte -qué pena que no lo hubieran exprimido un poco más- en el Flash (Fresh en Ya es mediodía), la parte del corazón donde se nota que Antena 3 pisa todavía con miedo. Tienen que tener cuidado en no entrar en los temas del universo de Telecinco para diferenciarse, pero llama la atención que apenas hablasen de Kiko Rivera y ni siquiera debatiesen sobre por qué Isabel Pantoja no fue al hospital. Pantoja no es Mediaset y no se entiende que 'regalen' ese personaje a la competencia.

El estreno de Sonsoles no contó con ningún bombazo y eso está bien. Incluso sabiendo que Sálvame llevaba a Aldón, una entrevista quemada el sábado en Fiesta. Bastante promoción tuvo el programa de Ónega con toda la cadena volcada en el estreno desde hace días. La presentadora se había paseado por Espejo público, Antena 3 Noticias, La Ruleta... Ya habrá tiempo para bajar al barro y entrar en la pelea cuerpo a cuerpo. De momento se han apuntado el tanto de Esther Doña, que visitará el programa próximamente. Habrá que ver qué otros personajes se apuntan en las próximas semanas y qué colaboradores llegan y cuáles se van. Algunos hablaron poco y merecían más. Otros no aportaron mucho o nada. Todo es cuestión de tiempo. Sonsoles lo ha pedido. "Si a un presidente del Gobierno le dan 100 días, a esta humilde periodista le podrán conceder 110".

comentariosicon-menu0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
arrow-comments