Televisión

Joaquín Prat se da paso a sí mismo en 'Ya es mediodía': la rocambolesca situación tras la marcha de Sonsoles Ónega

Joaquín Prat ya ha debutado como presentador de Ya es mediodía. El periodista se ha estrenado este lunes en su nuevo puesto después de que hace una semana se anunciase el fichaje de Sonsoles Ónega por Atresmedia.

Lea también: Mediaset aplica el plan de urgencia diseñado para cerrar la herida de Sonsoles Ónega y pasar página

"Debuto en este santo programa, espero estar a la altura de fantásticos colaboradores y de un formidable equipo que tenemos", ha dicho el comunicador en su primer día en este formato. Prat también se ha dirigido a los espectadores con una petición. "Sean pacientes conmigo, pero ya me iré soltando", ha comentado el periodista.

Joaquín Prat se da paso a sí mismo: "Nos vemos en 30 segundos"

Lo cierto es que el protagonismo de Joaquín Prat en las mañanas de Telecinco ha experimentado un importante incremento que tiene que ver con la reestructuración de la parrilla de la cadena tras el adiós de Sonsoles. Y es que Prat continúa en El programa del verano, donde se ha hecho cargo de la mesa de actualidad (sucesos) con Patricia Pardo. Juntos también han conducido el 'club social' (corazón). Por su parte, Pardo ha comenzado a liderar en solitario la mesa política en sustitución de Ana Terradillos, que ha dejado el magacín matinal para hacerse cargo de Cuatro al día. 

Una vez concluido El programa del verano se ha producido la situación más llamativa de la mañana cuando Joaquín Prat se ha dado paso a sí mismo desde el sofá de AR. "Hasta aquí hemos llegado en El programa del verano. Nos vemos en 30 segundos en Ya es mediodía. No me fallen, que hoy debuto". Así, tras una cortinilla, Prat ha aparecido en la mesa de Ya es mediodía que, por otra parte, es la misma que se usa en El programa del verano.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.