Televisión

"Tendré que sacar a mi marido del cementerio": la respuesta de una espectadora que dejó en shock a Pablo Motos y Omar Montes

Llamar a un teléfono cualquiera con número desconocido tiene sus riesgos. Y hacerlo diciendo que eres de la televisión y que le vas a regalar 6.000 euros, también. Lo comprobaron este lunes Pablo Motos y Omar Montes con el tradicional concurso que habitualmente celebra El Hormiguero y que, normalmente, sale bien.

Motos y Montes eligieron un número al azar para poner en juego un premio que lo consigue el espectador que responda correctamente a una pregunta sencilla. "¿Sabe usted qué es lo que quiero? La tarjeta de El Hormiguero". Así de fácil. Aunque para lograrlo conviene estar viendo el programa y confiar en que no te están gastando una broma.

Lea también: Jorge Javier destapa el nombre de la colaboradora de Telecinco que trabaja con el sueldo embargado para pagar a Mila Ximénez

Una mujer contestó a la llamada que el programa de Antena 3 hizo este lunes. Omar Montes intentó retener su atención para que no colgase antes de tiempo, pero las cosas no salieron como hubiera deseado. "Escuche, ponga Antena 3 y no cuelgue, porque le vamos a dar un regalito. Se va a ir de vacaciones con su marido", dijo el cantante sin saber que estaba a punto de vivir un momento 'tierra, trágame'.

"¿Con mi marido? Le tendré que sacar del cementerio si me tengo que ir con él"

"¿Con mi marido?", respondió extrañada la interlocutora de Omar Montes. "Le tendré que sacar del cementerio si me tengo que ir con él", espetó la señora. Pablo Motos se echó las manos a la cabeza y cuando se recuperó ya era demasiado tarde: había colgado. "No metas a gente de la familia", pidió el presentador a Montes, que intentó salir como pudo de esta situación tan surrealista.

Lea también: La rotunda contestación de Juan y Medio cuando Broncano le preguntó por su relación con las drogas

Lo intentaron por segunda vez con el mismo número de teléfono para dar otra oportunidad a la esa misma señora, pero cuando quisieron volver a llamar, lo único que se escuchaba al otro lado era el contestador.  

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.