Televisión

Raquel Morillas, su vida 20 años después de 'Gran Hermano': "Ahora trabajo en la ONCE vendiendo cupones"

Raquel Morillas era hace veinte años una de las colaboradoras más populares de de la televisión a raíz de su participación en Gran Hermano. Después trabajó en A tu lado o El programa de Ana Rosa. Su presencia era constante en los programas de Telecinco, tanto por su labor como polemista como por su relación con Noemí Ungría, con quien sufrió un aparatoso accidente de coche hace 19 años.

Aquel suceso le dejó secuelas físicas en la cara pero también psicológicas. "No veo fotos mías de antes, porque me hacen daño", confesó en su última aparición en el Deluxe. "Este tema me tenía traumatizada hasta que hablé con un psicólogo y me dijo que era normal porque forma parte de mi vida".

Lea también: UGT llama "desagradecido" a Imanol Arias y pide liberarle del "sufrimiento" de trabajar en TVE: "Cobra 47.000 euros por episodio"

Su vida ha cambiado por completo desde que fue una estrella de los realities y ahora está absolutamente alejada de los medios de comunicación. "Trabajo en la ONCE vendiendo cupones. Es lo mejor que me podía haber pasado en la vida. Estoy encantada y me lo paso pipa con la gente", confesó. "No echo de menos la tele porque ahora gano mi dinero para pagar mis cosas y llevo una vida muy tranquila", apuntó Raquel.

Lea también: El gesto de Pablo Motos con las Pussy Riot que no podría hacer en Rusia: "Si eres gay te pueden matar"

Su vida personal también ha cambiado mucho, junto a una nueva pareja con la que convive desde hace años. "Me casé con mi mujer en 2020, tengo un buen trabajo, la mejor pareja del mundo y tengo salud, ni he cogido el Covid", explicó Raquel. De Noemí no sabe "nada" desde hace años, aunque confiesa que "no la he perdonado". "Hay cosas que no se pueden perdonar. La última vez que la vi, me pedía seis meses de cárcel por maltrato familiar, cuando yo nunca le he hecho daño a nadie. Cuanto más lejos esté, mejor. Siempre que se acerca me pasa algo. No sé nada de ella", zanjó. 

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin