Televisión

Javier Sardà confiesa por qué cerró 'Crónicas marcianas' y admite que fue un "jefe muy duro"

Las lágrimas de María Casado, que la semana pasada se emocionó en su programa de TVE, conmovieron a Javier Sardà. Así se lo explicó este miércoles, cuando acudió como invitado a Las tres puertas, el espacio de entrevistas de la cadena pública. "Me pareció de una sinceridad pasmosa", dijo el comunicador a la periodista catalana, que reconoció que le "salió de verdad".

"Está muy bien", afirmó Sardà, que incluso animó a Casado ante su preocupación por el futuro de un programa que no está cosechando el éxito esperado. "La audiencia no está tan mal, un 5,5%-6%... tampoco es que TVE tenga...", indicó.

Lea también: Monumental rajada de Kiko Hernández contra Sardá por las "salvajadas" de 'Crónicas marcianas': "No le veo buena gente"

Evidentemente esos datos no tienen nada que ver con los que él cosechaba en la época de Crónicas marcianas, cuando el público no estaba tan fraccionado y la oferta era infinitamente menor. "Hubo varios datos altos: uno por un motivo bueno, que fue la final de un GH, y dos malos: el asesinato de Ernest Lluch, que ojalá no hubiera ocurrido, que fue un 40% de share, y el atentado de los trenes de Madrid", recordó el presentador. Aquellas fueron, según explicó, sus noches más duras al frente de un formato que marcó una época.

Sardà recordó que cuando le dijeron que Pepe Navarro se iba a Antena 3, él se negó a ocupar su hueco en Telecinco, pero "me convenció Joan Ramón Mainat", hermano de Josep María Mainat y directivo de la productora Gestmusic. "Se sufre y se disfruta mucho mientras se hace", explicó Sardà cuando recordó aquellos años de éxito en el late night de Telecinco. "Yo era un jefe muy duro, pero en cuanto pudimos, dejamos de trabajar los viernes, que era cuando preparábamos el programa del lunes. Conforme la audiencia y todo funcionaba como un reloj, fui más suave".

Lea también: Mediaset pesca en TVE: ficha a Diego Losada para intentar levantar las audiencias de Cuatro

Pasado el tiempo, el periodista asegura que ahora "no volvería a hacer Crónicas, no tendría sentido. Me lo pasé bien y mal. Fueron 8 años y lo dejé porque quise", recordó.  A la pregunta de María Casado sobre el motivo del final del programa, Sardà aseguró que "me fui por el horario". "Yo no sabía dormir por la mañana", explicó el presentador. "Lo normal para una persona que trabaja por la noche sería dormir hasta las 11, pero yo, como un gilipollas, estaba despierto a las 8".

Después de Crónicas marcianas, el periodista condujo otros espacios, como Dutifrí o La tribu. En los últimos años también ha trabajado en televisión como colaborador (Al rojo vivo) y ahora forma parte de RTVE en su desconexión para Cataluña.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin