elEconomista.es

La presidenta Meritxell Batet y el diputado Juan Carlos Campo: amor en el Congreso

3/12/2019 - 17:32

Meritxell Batet (53) ha sido reelegida este martes como presidenta del Congreso de los Diputados. La alegría profesional también se traslada al lado personal. Y es que todo apunta a que podría haber encontrado el amor al lado del sevillano Juan Carlos Campo Moreno (57), diputado del PSOE por Cádiz en el Congreso.

Según cuenta El Mundo, la relación entre ambos habría comenzado hace aproximadamente un año. De ser cierto, Batet parece haber superado su divorcio de José María Lassalle (53), el que fuera secretario de Estado de Cultura del PP, de quien se separó en 2016 tras 11 años juntos. Fruto de su amor nacieron dos mellizas. Al igual que la flamante presidenta del Congreso, José Carlos también es padre de dos hijas y está divorciado.

Lea también - Meritxell Batet, de las playas nudistas de Altafulla a ser la 3ª autoridad del Estado

Batet y Campo Moreno comparten su pasión por el Derecho, carrera que ambos han estudiado. De hecho, José Carlos es uno de los nombres que más suenan para hacerse con la cartera de ministro de Justicia por su dilatada experiencia en la carrera judicial. Meritxell, por su parte, es una de las más afines a Pedro Sánchez, que tiene plena confianza en ella.

El presidente en funciones siempre ha apostado por la política catalana. Tras la moción de censura contra Mariano Rajoy, Sánchez le confió la cartera de Política Territorial y en mayo de este mismo año, la Presidencia del Congreso, cargo en el que ha sido reelegida este martes. Este éxito profesional se une a la ilusión que podría haber en su vida personal, noticia que ni el departamento de prensa de Meritxell ni el propio Campo han desmentido.







Comentarios 0


Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y las mismas no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.