Todos

Rodrigo Rato, el gran ausente en la boda de su sobrina Alejandra: tampoco acudieron la novia de Espartaco ni el novio de Patricia Rato

Rodrigo Rato, la oveja negra de la familia, ha dejado en la estacada a su sobrina nieta Alejandra, el día de su boda. Alejandra Ruiz Rato y Ernesto de Novales se casaron esta misma mañana rodeados de sus familiares más cercanos y un pequeño grupo de amigos. Tampoco la novia de su padre ni el novio de su madre se han dejado ver. Tanto la madre de la novia como el padre viven hace muchos años con sus parejas, aunque sin casarse. Dios no ha santificado sus uniones pero sí queda santificada la de este sábado.

Pero hubo dos ausencias pactadas y muy significativas, las de las actuales parejas de Juan Antonio Ruiz Espartaco y Patricia Rato, padres de la novia. Ni Macarena Bazán ni Javier Moro estaban invitados, no se les esperaba. Alejandra quiso evitar ciertos innecesarios encuentros en un día tan especial. Demostrando la excelente relación del torero y su ex esposa, los dos llegaron en el mismo coche, y a su lado su hija Isabella.

La cita era a las doce y media en la ermita de la Virgen de Setefilla, patrona de Lora del Río, lugar de procedencia de la familia del novio. La contrayente, haciendo honor a la tradición, se presentó junto a su progenitor y padrino, a la una de la tarde. Enfundada en un traje de Pronovias de estilo clásico, con escote, y manga y cola largas.

Tras la ceremonia religiosa, los presentes se trasladaron a la Dehesa Majavieja, la propiedad que el diestro posee en la sierra sevillana, en Constantina, y en la que su hija se encarga de todo lo relacionado con la gestión turística.

En el momento de escribir estas líneas no teníamos constancia de que Rodrigo Rato, el tío abuelo de Alejandra, el apestado, la oveja negra de la familia, estuviera entre los sesenta invitados, pero hay que recalcar que por la puerta de la dehesa entraron unos cuantos coches con los cristales tintados, por lo que podría haber entrado a escondidas en uno de ellos. Tampoco Alicia, la periodista que está casada con el ex vicepresidente del Gibierno y ahora delincuente, según sentencias del Tribunal Supremo.

Comida, postres, copas y mucho flamenquito. Mañana domingo habrá paella para todos los que se queden a dormir esta noche en un hotel cercano.

El flamante marido de Alejandra es dueño de una agencia de publicidad en Sevilla, la ciudad en la que, presumiblemente, se quedarán a vivir los contrayentes.

Teníamos tantas ganas de un evento a lo grande que por fin se ha producido. Alejandra Ruiz de Rato y Ernesto de Novales se han dado su amor con una ceremonia de lo más íntima en la finca familiar de Juan Antonio Ruiz 'Espartaco' en Sevilla. Tan solo dos años desde que comenzaron su relación, este sábado estamos viviendo uno de los momentos más emotivos en la familia del torero.

El compromiso matrimonial tenía lugar a las 12:00 horas de esta mañana y aunque ha sido en la más estricta privacidad, hemos visto a los familiares de Ernesto de Novales saliendo de la finca donde se han dado el 'Sí, quiero', con una sonrisa en su rostro y asegurando que estaba siendo un día espectacular.

Alejandra Ruiz de Rato llegaba a la ermita donde se está celebrando su boda en un todoterreno luciendo una sonrisa de oreja a oreja y lo cierto es que no nos extraña porque hoy sellará por fin su amor con Ernesto de Novales.

La novia escuchaba a la entrada de la ermita gritos de las personas que se han acercado hasta el lugar, que la jaleaban: "¡Guapa, qué guapa estás, hija!". Y estos comentarios no mienten, aunque no la hayamos podido ver bien, Alejandra se ha mostrado preciosa en el interior de ese vehículo.

También hemos podido ver llegar al hermano de la novia, Juan Ruiz de Rato, que aunque no ha bajado la ventanilla del coche en el iba, le hemos visto feliz por este día en el que su hermana, Alejandra Ruiz de Rato se comprometerá con el amor de su vida, Ernesto de Novales.

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin