Todos

Tamara Falcó recibe el título de marquesa de Griñón de puente con su novio

Tamara Falcó hija de Isabel Preysler y del fallecido Carlos Falcó, ha recibido el título de marquesa de Griñón, según la orden que publica este lunes el Boletín Oficial del Estado (BOE).

Ocho meses después del fallecimiento de su padre, Carlos Falcó y Fernández de Córdova, Tamara recibe a sus 39 años el marquesado de Griñón, que fue creado en 1862 por la reina Isabel II. Así lo indica la orden firmada por el ministro de Justicia, Juan Carlos Campo, el pasado 27 de noviembre y que publica el BOE este lunes en la que establece que "se expida, sin perjuicio de tercero de mejor derecho, Real Carta de Sucesión en el título de Marqués de Griñón a favor de doña Tamara Isabel Falcó Preysler, por distribución y posterior fallecimiento de su padre, don Carlos Falcó y Fernández de Córdova".

Lea también: Tamara Falcó le compra un ático de 1.5 millones de euros a Joaquín Torres, novio de Raúl Prieto

De puente

La noticia le llega a Tamara mientras está de puente. A diferencia de millones de españoles, que tienen prohibido saltarse el confinamiento por la pandemia, la flamante marquesa de Griñón ha salido de la Comunidad de Madrid (hasta el jueves se podía) pero ha entrado en Andalucía. ¿La marquesa de Griñón, su novio, Iñigo Onieva, y su primo Álvaro Falcó, junto a Isabellle Junot se han saltado las normas? ¿Han salido de la Comunidad de Madrid para disfrutar del Puente de la Inmaculada en Ronda, provincia de Málaga, o sea, en la comunidad andaluza? ¿Qué influencias o salvoconductos tienen la hija de Isabel Preysler y sus amigos para poder hacer lo que otros muchos no pueden? ¿No va con ellos el problema del Covid-19?

Asombra que, además, presuman de su hazaña colgando imágenes de sus días rondeños en las redes sociales. Iñigo, el joven diseñador de coches, muestra ingenuamente, sin el menor remordimiento, la escapada con fotos en las que aparecen con Tamara y unas amigas paseando por el campo, mientras que en otra se observa el Puente Nuevo de Ronda, un símbolo de la localidad malacitana. A buen entendedor, pocas palabras bastan.

Felices, contentos, ajenos a cualquier pandemia, con la suerte de haberse salvado de los controles de carretera, los tortolitos disfrutan de lo que a los españolitos de a pie se les niega. O tienen bula expiatoria o se cachondean de unas normas que merecen el respeto de todos.

Llueve sobre mojado

Lea también - La suegra de Tamara Falcó le hace la competencia a Isabel Preysler: Carolina Molas

Hace días ya incumplió junto a su chico las normas del coronavirus. Los dos cenaron en un restaurante del exclusivo barrio de La Moraleja. Se trata de una zona confinada por el Covid-19 a la que solo se puede entrar y salir por motivos esenciales. Además, no abandonaron el local antes de las doce de la noche, tal y como deben hacer por el toque de queda impuesto en la capital.

"De verdad, quiero pedir públicamente perdón porque es verdad que el martes fui a un restaurante de La Moraleja. En el restaurante me preguntaron de dónde venía. Dije: 'De Madrid'. Había un montón de prensa allí captando el momento… y eso fatal". Trató de justificarse como buenamente pudo: "La verdad es que no te enteras de los sitios que están confinados". Con el amor se le va el santo al cielo. "Ahora estoy empezando una relación y parece un poco agobiante el tema", apostilló.

Lea también - Tamara Falcó confirma que está muy ilusionada con Iñigo Onieva: "Estoy muy contenta"

La hija de Carlos Falcó vivió un momento realmente angustioso y no supo reaccionar como tocaba: "Está mal no haberme enterado de las noticias y haberme ido a La Moraleja. También está fatal lo que hice. Fui a la cena de un amigo y me estaba esperando un montón de prensa. Me estaba esperando la prensa. Entonces pensé que era el toque de queda: 'Se tienen que ir'. Lo retrasé a propósito. Abrí la puerta para salir y estaban todos. ¡Y entonces se lio allí una!", expresó ante las atónitas miradas de sus compañeros Cristina Pardo, Nuria Roca y Juan de Val.

Cabe recordar que no es la única vez que se salta las restricciones. Sin ir más lejos, este fin de semana acudió a una fiesta en la que se reunieron más de 10 personas en una casa. Entre todas ellas también se encontraba su nuevo amor, tal y como recogió Europa Press

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin