elEconomista.es

El drama familiar de Aldara, la benjamina de Carlos Falcó, por culpa de Esther Doña

30/07/2019 - 11:30

No ha pasado mucho tiempo pero parecen ya muy lejanos aquellos veranos en los que Duarte Falcó disfrutaba de los jardines y la piscina del palacio de El Rincón, donde su padre El marqués de Griñón, empezaba su romance con la joven malagueña Esther Doña.

Duarte fue el único hijo del aristócrata que aceptó desde el primer momento al nuevo amor de su padre, un romance rechazado de forma tajante por sus hermanos mayores, Xandra, Manolo y Tamara. La menor de todos ellos, Aldara, tuvo más relación con la nueva esposa de Carlos Falcó aunque, como estudia en una Universidad de Viena (Filosofía y Matemáticas), tenía pocas ocasiones de frecuentar al matrimonio.

Lea también: Esther Doña no se habla con ninguno de los hijos de su marido, Carlos Falcó

Pero el verano pasado todo cambió. Cuando la joven estudiante Aldara Falcó de La Cierva acabó el curso en Viena y se dirigió a El Rincón para pasar unos días con su padre, se encontró con que su habitación había sido ocupada por la madre de Esther y sus cosas personales estaban desaparecidas o tiradas a la basura.

El enfado de Aldara y sus protestas ante Esther Doña fueron tan fuertes que la hija y el padre se encerraron en un baño desde donde escuchaban las imprecaciones de Doña, que fueran grabadas por Aldara desde el otro lado de la puerta con su teléfono móvil. Desde entonces, Aldara no ha vuelto a pisar El Rincón y este verano se ha ido a Vancouver, en Canadá, para trabajar en julio recogiendo cerezas.

Aldara tiene 21 años y es, como Duarte, fruto del tercer matrimonio de Carlos Falcó, que se casó con Fátima de la Cierva después de divorciarse de Isabel Preysler. Su padre siempre dijo que la menor de sus cinco hijos "es un cerebrito". Amante de la lectura, seguidora del Atlético de Madrid y aficionada a ver  series y a viajar, siempre fue una enamorada del campo, donde pasó parte de su infancia y adolescencia: en la finca familiar de la provincia de Toledo, donde vivían sus padres antes de romper. 

Tanto Duarte y Aldara fueron al colegio del pueblo y jugaban en la calle. Vieron poca televisión y disfrutaron en su infancia de los espacios naturales. Aldara habla perfectamente inglés y alemán. Tanto ella como su hermano Durate se llevaron siempre bien con Jeannine Giraud, la primera mujer de su padre (y madre de sus hijos mayores, Manolo y Xandra); igual que después con Isabel Preysler, la siguiente, y madre de su medio hermana Tamara. 

Por su parte, su hermano Duarte (a quien vemos arriba en una imagen de archivo) tampoco ha regresado a la mansión de Aldea del Fresno desde el día que presenció una discusión entre su padre y y la cuarta esposa del marqués, al considerar que Esther Doña era injusta con el aristócrata.

Duarte (a quien vemos arriba) está pasando el verano en Berlín, donde trabaja en un hotel, hace fotos (su afición favorita) y ha cambiado su imagen de forma radical, como muestra en su cuenta de Instagram.

Después de la escandalosa discusión en el hotel Eurobuilding de Madrid hace unos meses, entre Carlos Falcó y Esther Doña, que acabó con el marqués pasando la noche en comisaría, el matrimonio asegura que la crisis está totalmente superada y son muy felices. Lo cierto es que también están más solos que nunca y totalmente desaparecidos de los actos sociales a los que asistían habitualmente.







Comentarios 0