Televisión

Todos ven ganador a Adrián Tello, el atractivo profesor de primaria que se ha convertido en el favorito de 'Secret Story'

Secret Story descubrió en su estreno a los concursantes que convivirán durante las próximas semanas en el reality de Telecinco. Las hermanas Nissy y Laila, Cora (y su hermano Jonathan desde plató...), Carmen (y su incontinencia verbal)... pero, sobre todo, Adrián. Él fue quien se llevó el protagonismo de la noche y el que más ruido generó en redes sociales.

Adrián tiene 26 años, es de Calatayud (Zaragoza) y trabaja como profesor de primaria, una profesión "vocacional" de la que se siente muy orgulloso. "Es muy gratificante. Los niños son el futuro", dijo en su presentación, donde también destacó por su cuidado aspecto físico que despertó todo tipo de comentarios en Twitter.

Lea también: El nuevo 'Secret Story' de Telecinco con anónimos pierde contra 'El Peliculón' de Antena 3, líder

Pero lo que acabó por conquistar a los espectadores del programa fue la historia que contó a la audiencia cuando habló de un amigo que perdió hace unos años en un accidente de tráfico. Habían quedado en verse pero finalmente no lo hicieron y pospusieron ese encuentro. "Aprendí una lección de vida muy grande, aunque el precio que ha sido demasiado elevado", se sinceró. "Cambió mi vida mi forma de pensar y de ver las cosas", contó a Carlos Sobera con los ojos llenos de lágrimas.

Otra de las situaciones que protagonizó Adrián en el estreno de Secret Story tuvo que ver con las "encrucijadas" que el programa planteó a los concursantes para testar su comportamiento. A él le pusieron delante un maletín que tenía 40.000 euros y ofrecieron dos alternativas: marcharse con el dinero o entrar al programa. Adrián renunció a ese premio que le proponía el reality y se lanzó a la aventura televisiva. 

Lea también: Mediaset explica por qué Jorge Javier no presenta el 'Secret Story' de anónimos: "Ni siquiera planteamos su nombre"

A medida que avanzaba el programa, los comentarios sobre Adrián se multiplicaban y la mayoría hablaba de él como el mejor del concurso y posible ganador (al menos con perfil de ello). Sus seguidores en las redes sociales se multiplicaban y en Instagram pasó de ser un desconocido a amasar más de 20.000 followers al término de la noche.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.