Televisión

Alejandro, atacado por las imágenes de su novia Tania en 'La isla de las tentaciones': "Le ha comido la boca a Zoe"

  • Telecinco emitió este miércoles, 22 de diciembre, una nueva hoguera de los chicos

Los chicos de La isla de las tentaciones se han enfrentado a una nueva hoguera, el temido momento en el que ven las imágenes de lo que ha pasado en las villas con sus respectivas novias durante la semana.

Desde que Alejandro Nieto se enteró que Zoe, la novia de Josué, es bisexual, el exconcursante de GH VIP cree que ella y su novia Tania podrían llegar a tener algo más que una amistad porque su chica es "muy liberal". 

Lea también: Jorge Javier Vázquez: de atacar con dureza a 'Masterchef', a defenderlo de las críticas tras la muerte de Verónica Forqué

En la última hoguera, las imágenes de Josué dejaron muy mosqueado a Alejandro. En ellas, sus novias aparecían bailando y dándose un par de besos en un juego. Josué no dio mucha importancia a lo ocurrido: cree que son "jueguecitos" y que, si no ve que la cosa vaya a más, no se va a enfadar.

Alejandro, nervioso por las imágenes de Tania en 'La isla de las tentaciones'

Quien no estuvo tan tranquilo fue Alejandro, que se tomó mucho peor lo que vio en las imágenes. Dijo que veía a su novia "lanzadísima" y que miraba a Zoe "con deseo". Es más, para él las dos chicas se liaron cuando se besaron sin estar jugando: "Tania le ha comido la boca a Zoe".

Lea también: Ángel Martín, el gran ausente de la reunión de 'SLQH' diez años después del final del programa

El Míster España esperaba ver la continuación de ese acercamiento en la hoguera de este miércoles, pero Sandra Barneda le anunció que no había imágenes para él esa noche. "Me quedo tranquilo, pero a la vez intranquilo. Quiero confiar en esta relación porque la quiero muchísimo y no hay otro como yo para ella", aseguraba Nieto tras quedarse sin imágenes de su novia.

Mas adelante, Alejandro tuvo la oportunidad de reencontrarse con Tania, separados por un cristal y sin poder tocarse, pero ese momento fue suficiente para convencerse de que su pareja le "sigue queriendo".

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.