Televisión

Por qué el final elegido para 'La casa de papel' es un acierto: tres factores que lo explican

  • La serie española más exitosa termina para siempre después de 41 capítulos

Tiene que ser muy difícil cerrar una serie que se ha convertido en un fenómeno mundial. Lo importante es no traicionar su espíritu, evitar caer en la autocomplacencia y no tener un ansia desmedida por epatar. Necesita ser emocionante, tener algo de inesperado, pero también ser previsible, pertinente, que entre dentro de la lógica de unos espectadores que han seguido 41 capítulos durante cuatro años. [SPOILERS: No sigas leyendo si no quieres saber cómo termina La casa de papel]

La casa de papel se ha despedido para siempre después del lanzamiento de los cinco episodios finales que Netflix colgó el pasado 3 de diciembre. Se trata de un desenlace que cierra por completo la trama, aunque el universo seguirá con la precuela Berlín.

El atraco más famoso de la televisión termina con éxito. La banda consigue extraer del Banco de España la reserva nacional de oro, pero con un giro inesperado que hace que el final gane en emoción. Hay un momento en que el hijo de Berlín y su novia, conocedores del plan, roban el preciado tesoro. Al mismo tiempo, el Ejército consigue entrar en el edificio y la banda cae.

Lea también: Netflix reúne otra vez a Najwa Nimri y Alba Flores en su nueva serie tras 'La casa de papel'

El Profesor activa un último plan. Decide 'entregarse' y solo pide, para ganar tiempo, reunirse con sus compañeros dentro del Banco de España. En ese momento, aprovecha para negociar con Tamayo (Fernando Cayo), el encargado del operativo del Gobierno, y le plantea una dura realidad. Sin explicar que les han robado el botín -Sierra (Najwa Nimri) se encarga de encontrarlo- le asegura que ellos no van a devolver el oro jamás. Y si no lo hacen, provocarán una gran crisis que podría llevar al país a la quiebra. Como solución, le propone un número de ilusionismo. Devolver un oro ficticio de latón para que los mercados vuelvan a respaldar a España y evitar el desastre económico. El coronel acepta a cambio de que su honor quede restablecido como la persona que recuperó la reserva nacional. Además puede 'presumir' de haber acabado con los asaltantes, ya que salen del Banco de España supuestamente muertos. 

El atraco sale bien

Era importante que el atraco más grande jamás planteado acabe con éxito. La banda liderada por El Profesor siempre se ha caracterizado por tenerlo todo bien atado, a pesar de los imprevistos (independientemente de que el código de la serie sea para muchos una fantasmada). Fracasar, ser derrotados o entregarse sin el botín hubiese generado una frustración entre los espectadores que, como parte de La Resistencia, han empujado a la banda desde el primer día. La casa de papel, por lo tanto, termina 'bien' para los que quieren que los 'buenos' (y aquí los buenos son los atracadores) consigan el tesoro. 

Lea también: La escena de Arturito en 'La casa de papel' que Enrique Arce pidió eliminar: "Lo habéis matado"

No ponen el riesgo al país

Vaciar la cámara acorazada del Banco de España trae consecuencias. Como se explica en el capítulo final, el país está a punto de quebrar, un caos terrible con consecuencias para todos. Si la banda cuenta con el respaldo social de los ciudadanos (y con ese factor han jugado desde el principio) no pude huir con el oro y dejar a todo un país en la miseria. Hay que recordar que son ladrones pero con conciencia social... Por eso, está bien atado el final cuando llegan a un pacto con Tamayo y hacen creer a la comunidad internacional que el país ha recuperado la botín, aunque todo sea una ilusión. "El Lazarillo de Tormes no lo han escrito los ingleses", dicen en el capítulo final de La casa de papel cuando se refieren a la picaresca española.

Lea también: El durísimo testimonio de Hovik Keuchkerian ('La casa de papel'): relata su drama por culpa del alcohol

Los atracadores terminan como héroes y "hasta las trancas de oro"

El primer atraco de La casa de papel a la Fábrica de la Moneda terminó con éxito pero con la banda huyendo como prófugos de la justicia. Ahora no. El pacto alcanzado con Tamayo implica un intercambio de favores: él puede presumir de haber recuperado el oro y de haber matado a los atracadores. Ellos, por su parte, salen del país con un pasaporte nuevo (escoltados por militares) y "hasta las trancas de oro". Sierra también comienza una nueva vida con su hija. Y se llama Victoria.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin