Televisión

"Quise dejarme ir": el destino de Juanma Castaño en 'Masterchef' cambió por "una bronca de tres pares de narices"

  • El locutor de Cope analiza su victoria en el exitoso concurso que emite TVE

Juanma Castaño comenzó Masterchef Celebrity siendo el vacilón del grupo, el "gamberro" y "canalla" de las cocinas, pero acabó convirtiéndose en una especie de yerno perfecto en una final emotiva en la que todos lloraron. Lo hizo cuando presentó un menú que evocaba los recuerdos de su infancia.

"Me acordé de mi familia y mi gente; fue muy emotivo", explica el locutor deportivo de Cope. "Ahora me da un poco de palo verlo, pero no me arrepiento", dice en plena resaca de una victoria que ha compartido con Miki Nadal (premio ex aequo). A esa emoción hay que unir la presencia de su novia, Helena Condis, y sus padres. "No se conocían, de verdad. Los presentó Masterchef".

En la final fue cuando se vio esa otra cara más sensible del gijonés. "Todos tenemos sentimientos, la gente se emociona, sufre, disfruta... Que alguien no lo exprese por fuera, no quiere decir que no le pase algo por dentro", asegura. "A la gente le gustó vernos así", dice en referencia a Miki, otro que también acabó con lágrimas en los ojos.

Lea también: Juanma Castaño y Miki Nadal, ¿una victoria merecida en 'Masterchef Celebrity' o una solución fácil?

Hasta ese momento, Castaño había tenido un perfil más duro, incluso protestón. "No soy un gruñón profesional, pero al principio me sentía fuera de lugar", reconoce. "Fui encontrando mi sitio a la largo de los programas", recuerda. "Era pesimista porque lo pasaba mal, estaba fuera de mi zona de confort, pero luego lo pasé bien porque tuve mucha conexión con el resto de compañeros". "Yo no fui a Masterchef para ganar, mi intención era pasármelo bien", afirma. "Lo importante para mí era divertir a la gente. Eso lo tenía claro. Quería que me recordaran por hacer pasar buenos momentos a la gente".

Lea también: Juanma Castaño: "Mis compañeros de la radio me decían que iba a durar poco en 'Masterchef"

Juanma Castaño: "Mi madre me echó una bronca de tres pares de narices"

El cambio entre ese comienzo desubicado -muchos le vieron con un pie fuera en las primeras semanas- y la segunda parte del programa está relacionado con su madre. "Quise tirar la toalla, estaba cansado y quería centrarme en la Eurocopa que se jugaba en ese momento [el programa se graba entre mayo y julio]", recuerda sobre su trabajo en El Partidazo. "Tenía decidido no darlo todo, dejarme ir", dice. "Pero mi madre me echó una bronca de tres pares de narices cuando le dije que me quería ir", rememora. "Me dijo que hay que seguir adelante y que si te metes en esto, te tienen que echar, no irte tú. Luché... y llevaba razón".

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin