Televisión

Huye de 'First Dates' después de haber sido besado y rechazado en la misma noche

  • José Manuel y Adriano protagonizan una de las citas más surrealistas

La historia de José Manuel y Adriano es una de las más surrealistas que se han vivido en First Dates. Los dos solteros comenzaron de menos a más una cita que acabó en el reservado del restaurante de Cuatro con un beso que hacía presagiar un final feliz. Pero fue todo lo contrario.

"Yo lo doy y lo doy, pero eso no quiere decir que vaya a haber tema", decía José María sobre el beso que acababa de plantar a Adriano y que hizo que éste quisiera volver a verle en una próxima velada. 

Lea también: 400 tardes de 'Pasapalabra' en Antena 3: un sólido liderazgo que ha tumbado a todos sus rivales

"Yo sí tendría una segunda cita con él porque es una persona con la que se puede hablar de todos los temas. Al principio no me chocaste pero luego sí me ha gustado conocerte. Tienes mucho potencial", explicó Adriano, que no se esperaba lo que estaba a punto de escuchar.

José Manuel dio la sorpresa y le rechazó. "Yo no tendría otra cita", espetó. "¿Por qué?", preguntó Adriano. "Buscaba otro físico, soy muy superficial. No te sientas mal. Los besos los he dado de forma sincera, de verdad", le aseguró. 

Lea también: 'Sálvame' exprime el 'caso Wanninkhof': buscan a Alicia Hornos y hacen un directo desde el lugar del crimen

Adriano huye de 'First Dates': "¿Hemos terminado?"

Pero ya era tarde. La cara de Adriano iba cambiando por momentos y cada vez se mostraba más molesto. "¿Te has enfadado?", preguntó la redactora del programa. "Prefiero no contestar. ¿Hemos terminado?", preguntó Adriano mientras se levantaba del set y huía, dejando a José María plantado.  "Gracias, me lo he pasado superbien con vosotros. Sois de puta madre", es lo único que se le escuchó decir mientras desaparecía del decorado.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.