Televisión

Desvelan lo que esconde Pablo Motos detrás de la mesa de 'El hormiguero'

  • Jorge Salvador airea en Antena 3 la obsesión del presentador con el sonido

El hormiguero de Pablo Motos es el programa más visto de la televisión en España. El formato es uno de los buques insignia del horario de máxima audiencia de Antena 3 (forma parte de la 'milla de oro' junto a Pasapalabra y las noticias de Vicente Vallés) gracias al reclamo de todos los famosos que acuden a divertirse allí.

El presentador ha ido renovando el programa desde la época del confinamiento. Una de las novedades más importantes fue las tertulias, pero lo que en realidad sorprendió fue el protagonismo que le ha dado en pantalla a Jorge Salvador. Su socio en la productora 7yacción se encarga de airear todas las curiosidades de El hormiguero.

El que fuera cerebro de Crónicas Marcianas quiso hablar este martes del "súper poder" de Pablo Motos con la música. "Lo vemos cada día en los ensayos", dijo entre risas para explicar que el valenciano "tiene unas orejas, un sistema auditivo que es diferente a los demás". Salvador contó que todo el rato está dando indicaciones al equipo de sonido: "¿No ves que hoy no suena bien? Baja los graves, baja los agudos?', dice". 

La obsesión de Pablo Motos con el sonido de 'El hormiguero'

"Los demás estamos al lado escuchando exactamente lo mismo y tú 'ahí, ahí, no tanto, ahora...' Y está igual que al principio. Pero te pareces a los perros, que tienen algo más que nosotros no", siguió contando para enseñar a los espectadores algo que en su casa no ven. "Eres tan pesado que detrás tuyo tienes tres altavoces enfocándote". En la mesa, además, hay otros dos.

Salvador también compartió con la audiencia que Motos tiene un "botón mágico" para saber que está afinando el oído, y es cuando se toca la nariz. "Cuando lo haces se ponen a temblar los de sonido", bromeó el productor de El hormiguero a lo que el presentador puntualizó que el despliegue de altavoces "me permite o oír bien, oír a tope. Siempre suelo tener razón".

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.