elEconomista.es

Decathlon recibe insultos y amenazas tras lanzar un hiyab deportivo

26/02/2019 - 17:45

La marca deportiva de bajo coste ha comenzado a comercializar una prenda deportiva especialmente diseñada para las musulmanas que desean cubrir su cabeza y su cuello durante la práctica del deporte. Este hiyab ha despertado un sinfín de críticas hacia Decathlon, a los que acusan de "someterse al islamismo", aunque ellos defienden que sólo actúan ante la creciente demanda.

De momento, el hiyab sólo se comercializa en Francia y Marruecos, pero es cuestión de tiempo que llegue a otros países. Asociaciones y políticos han puesto el grito en el cielo y han criticado la iniciativa de Decathlon, asegurando que "la firma se somete al islamismo" y "niega los valores de nuestra civilización".

Por otra parte, la Liga Internacional de Mujeres por la Paz y la Libertad denunció a través de un comunicado el "apartheid sexual" perpetuado por la Decathlon, que impulsa el "confinamiento de mujeres en Irán, Argelia y Arabia Saudí promocionando un modelo de islamismo femenino".

Decathlon no se retracta. Afirma que el producto responde a una creciente demanda y que está "validado por su comodidad y transpirabilidad". Consideran que "es una necesidad para algunas de las personas que practican running" y no entienden el debate que ha generado, aunque han denunciado haber recibido multitud de insultos y amenazas en las últimas horas. 

Esta no es la primera vez que una marca de renombre mundial lanza una prenda de este tipo: Nike y Uniqlo ya lanzaron en 2017 y 2016 sus hiyabs deportivos y Marks&Spencer comercializó una amplia línea de burkinis.







Comentarios 1

#1
26-02-2019 / 20:07
Carmen
Puntuación -1   A Favor   En Contra

Los que critican poco les importa las mujeres. Es solo racismo. Después son los primeros machistas en insultar a las mujeres occidentales por llevar minifalda y decirles que se merecen que las violen.


Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y las mismas no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.