elEconomista.es

Christine Lagarde, estrella de Chanel: el armario de la presidenta del FMI

30/11/2018 - 17:38

Christine Lagarde (62), directora del Fondo Monetario Internacional (FMI), es una de las mujeres más poderosas del mundo. El éxito en lo profesional se traslada también a sus aciertos estilísticos, que la han convertido en una de las estrellas de Chanel, firma que es imprescindible para ella.

El gusto de Lagarde por esta marca viene de lejos. En 2006, cuando era ministra de Francia, entró en contacto con la firma y entabló una relación que continúa en la actualidad. Así las cosas, es habitual verla en los actos que celebra Chanel, especialmente en los desfiles de la marca. 

Su pasión por Chanel es tal que Lagarde ha convertido las chaquetas de tweed en el perfecto uniforme de trabajo. La líder del FMI recurre habitualmente a este tipo de prendas, que dotan su imagen de glamour y sobriedad.

Pero no solo del estilo tweed vive Lagarde. La abogada gala luce otros modelos con todo tipo de combinaciones y colores. En ocasiones se decanta por lucir el juego completo de chaqueta y falda. Los abrigos también son una seña de identidad de la política. 


PUBLICIDAD


Otras noticias

Contenido patrocinado







Comentarios 0


Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y las mismas no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.