elEconomista.es

Paula Echevarría vende su ropa en un mercadillo on-line de segunda mano

27/11/2018 - 14:55

La actriz Paula Echevarría (41) ha abierto las puertas de su armario y ha puesto algunas de sus prendas a la venta en el mercadillo on-line más grande del mundo, que cuenta con más de 14 millones de usuarias. Camisetas, deportivas y faldas... Todo puede ser tuyo por un precio reducido y debes darte prisa, porque la ropa de Paula vuela.

Paula Echevarría, que sale con el futbolista Miguel Torres desde hace un año, no se esconde y su perfil en Chicfy refleja tanto su nombre real como su fotografía. En él ha colgado algunas de las prendas low-cost que ha lucido en sus redes sociales o en su día a día, y que ahora pueden ser tuyas si compartes su talla, claro: S en ropa, 38 para calzado.

Entendemos que teniendo unos dos millones de euros en el banco, tal y como la propia Paula confesó hace unas semanas, la influencer no tiene necesidad de vender su ropa por una cuestión económica. El motivo sería más bien por practicidad: la ex de Bustamante está construyéndose una casa nueva a la que se mudará con su hija Daniella en pocos meses y habría aprovechado esta circunstancia para sanear su armario y llenar el menor número de cajas posible.

Sea como fuere, lo cierto es que la asturiana ha encontrado un filón en la venta de su armario, ya que ella es una de las bloggeras e influencers más reconocidas de las redes sociales: sólo en Instagram, Paula Echevarría cuenta con 2,4 millones de seguidores y cobra hasta 5.000 euros por cada post. Claro que, con esas cifras, no sería extraño que Chicfy hubiera contratado a Paula para darle publicidad a su plataforma. Lo último que ha colgado ha sido este traje pantalón de cuadros de Berskha.


PUBLICIDAD


Otras noticias

Contenido patrocinado







Comentarios 0


Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y las mismas no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.