Moda

Día del Bikini: así lo llevan Paula Evecharría y Edurne

Cada 5 de julio, el mundo entero conmemora el nacimiento del símbolo por excelencia del verano: el bikini. Un invento que surgió hace más de 70 años gracias a un ingeniero francés, y que ha terminado siendo tan necesario como un buen bronceado.

Sin embargo, es también un gran temido para muchas mujeres, que comienzan cada año con la archiconocida y pocas veces exitosa Operación Bikini, para lucir palmito en la playa y en la piscina. Si eres de las que se le ha echado el tiempo encima, existen trucos exprés muy saludables para conseguir un vientre plano y que los excesos pre-verano no supongan un problema. Con motivo del Día Mundial del Bikini, desvelamos los secretos más saludables para ponerle la mejor cara al verano enfundada en tu bikini favorito.

Alimentos a evitar. La regla de oro, y la primera que debemos cumplir para lograr un vientre plano lo más rápido posible, es evitar ciertos alimentos de nuestro menú diario, como los chicles, las bebidas con gas, platos muy grasos o fritos, y alimentos como el brócoli, la coliflor o las coles de Bruselas, puesto que son propensos a producir gases, inflarnos, y producen malas digestiones.

El recetario del vientre plano. Como aliados nutricionales a la hora de conseguir un vientre liso en poco tiempo, tenemos los lácteos sin lactosa, que aseguran digestiones ligeras y combaten la hinchazón; el té negro, que equilibra nuestros niveles de cortisol para luchar contra el estrés y los excesos repentinos (enemigo por excelencia de un vientre plano); el chocolate negro, que ayuda a una digestión pausada y es saciante; y los espárragos, los cuales contribuyen a un estómago menos hinchado por su poder diurético.

Dormir menos, pero mejor. Un estudio de Northwestern Medicine concluyó que aquellos que se despiertan en torno a las 11 de la mañana tienden a consumir, de media, 250 calorías más, la mitad de fruta y productos frescos, y el doble de fast food que la gente que se levanta antes: tres prácticas que favorecen digestiones más lentas y que pueden inflar la zona abdominal.

La postura lo es todo. Mantener la espalda recta contrarresta el efecto michelín, que entra en conflicto con el vientre plano, pero además ayuda a eliminar la hinchazón. Por otro lado, los ejercicios respiratorios son uno de los básicos para mantener el vientre plano a largo plazo, y mantener la postura correcta es el primer paso para entrenar los músculos del abdomen.

Masticar, masticar y masticar. Otro buen consejo es ayudar al estómago a que trabaje menos. Para ello, cuanto más procesada llegue la comida, más fácil será conseguir un vientre plano y absorber los nutrientes adecuados. Según un estudio de la universidad china de Harbin, lo ideal sería masticar cada porción hasta 40 veces (Madonna es una de las que lo practica).

Pues es oficialmente verano! A mover el culito! Que hay que preparar muchas cosas!🌴🌞

Una publicación compartida de Soraya Arnelas (@soraya82) el

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin