Moda

Lara Álvarez, Irene Junquera y Anne Igartiburu: duelo en las Campanadas

Aunque el vestido más comentado fue el del corsé de Cristina Pedroche, la presentadora que más brilló en la Puerta del Sol fue, sin duda, Lara Álvarez, gracias a un estilismo apropiado para la ocasión, algo que no supieron elegir el resto de presentadoras de las Campanadas.

La bella asturiana, encargada de dar la bienvenida a 2017 en Telecinco y Cuatro, apostó por el color rojo para una noche tan especial. Un color que le favorecía enormemente y que es perfecto para la Nochevieja ya que dicen que trae buena suerte.

El modelo estaba firmado por Vicky Martín Berrocal, de corte sirena con una pequeña cola y que le sentaba como un guante. El escote palabra de honor se completaba con un tejido de tul transparente que cubría sus hombros, decorados al mismo tiempo con pequeños cristales en forma de hojas.

Lara estaba verdaderamente espectacular con el vestido, pero si tenemos que ponerle un 'pero', habría que destacar que el peinado que eligió para la noche (un moño bajo clásico con demasiado volumen en la parte superior de la cabeza y mechones ondulados cayendo por el rostro) le hacía un flaco favor y le ponía años encima.

El maquillaje fue, por el contrario, perfecto: labios rojos y ojos marcados con eye liner negro y sombras en tonos tierra. Además, Lara no quiso llevar complementos, ni siquiera pendientes, algo que le daba un punto 'menos es más' de lo más elegante.

Irene Junquera, ¿'de luto' en Nochevieja?

Algo menos acertada estuvo Irene Junquera para dar las Campanadas en laSexta. La periodista optó por el negro, un color poco apropiado para esa noche y que también le echaba años encima. El vestido estaba firmado por la marca portuguesa Joao Rolo Couture.

Un diseño entallado, con escote asimétrico que tapaba uno de sus brazos con el mismo tejido negro del vestido y dejaba el otro al aire con un pequeño tul decorado con pequeños cristales.

Si algo destacaba en su estilismo era la raja del vestido a lo Angelina Jolie en los Oscar de hace un par de años y que está del todo demodé en vestidos de fiesta. Irene optó por llevar el pelo suelto y peinado con ondas naturales con raya a un lado. Prefirió los labios en tono natural nude y apostó por maquillar sus ojos con sombras ahumadas y las uñas en color negro como el vestido.

Por supuesto debemos mencionar a Anne Igartiburu, un clásico de la Puerta del Sol. La vasca volvió a apostar por el color rojo y por Lorenzo Caprile para su vestido y, claro, acertó de nuevo. El vestido era perfecto para ella, en terciopelo (el tejido de moda esta temporada), con manga larga y escote en forma de V de lo más favorecedor. Sobria, elegante y sin estridencias.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin