Moda

Blanca Padilla desvela el lado oscuro de la moda

  • Es la primera española en desfilar para Victoria's Secret

"Si no estoy perfecta no trabajo, Gigi Hadid sí". Así de contundente se mostró la modelo española frente a Risto Mejide en el programa Al rincón de pensar. El ángel de Victoria's Secret no se cortó un pelo y contó los entresijos ocultos de un mundo elitista y lleno de excesos.

Las denuncias de modelos se multiplican cada día. Cara Delevigne o Gigi Hadid son la prueba de que algo está cambiando. Ahora le ha llegado el momento a Blanca Padilla, la primera modelo española que ha desfilado para la lujosa marca de lencería Victoria's Secret: "Estoy muy a favor de lo que dice Gigi Hadid, pero igualdad para todas. Si a mí se me ocurriera ir con su cuerpo a un casting me darían una patada en el culo y me mandarían a casa", asegura la modelo.

La vida de esta madrileña de 20 años puede parecer la de un cuento de hadas, pero lo cierto es que no es oro todo lo que reluce. Mucha soledad, baja autoestima, presiones y drogas son el escalofriante escenario que dibuja Padilla sobre un mundo que creíamos conocer y cuya realidad es mucho más dolorosa de lo que podíamos llegar a imaginar.

Blanca se sinceró con Risto Mejide y confesó lo difícil que es este mundo y las consecuencias que su estrellato ha supuesto para su familia: "Mi madre tenía miedo. En mi casa la formación siempre ha sido algo fundamental. Para mi padre fue un shock que dejara aparcada mi carrera para ser modelo. A mi madre, que cuida mucho de nosotros, que me haya ido de casa le ha costado una depresión", confesó Blanca.

La maniquí, que estudiaba publicidad, asegura que las presiones con las que viven las modelos son extremas y no solamente por parte de los que contratan sino también por parte de las propias compañeras: "Es un mundo asquerosamente competitivo y a veces miserable. Las modelos más experimentadas son al final las más amables porque saben por lo que pasan las niñas. Las que llevan cuatro años y se creen divinas son las más arpías", aseguraba, dando a conocer una imagen del backstage que dista mucho de ser glamourosa: "Los apartamentos de modelos son como una casa de estudiantes o peor. Cada una va a lo suyo. Son sucios. La gente no se lo imagina".

Y relató algunos de los capítulos más desagradables que ha vivido al otro lado del charco: "He oído a chicas vomitando en el baño. He visto cómo una niña que no había comido nada en todo el día le ofrecía mis cacahuetes y decía 'Vale, esta es mi cena'. Hay una presión que no te imaginas", contó si titubeos. También desveló los excesos que hay el mundillo, asegurando que las drogas, el alcohol y los estupefacientes son algo habitual entre las modelos: "Creen que lo que están viviendo es tan genial que quieren poner todo su empeño en disfrutarlo al máximo. Es casi un pecado no hacerlo".

comentariosforum2WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin

forum Comentarios 2

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

Genjuro
A Favor
En Contra

Deberían trabajar en un andamio durante un par de meses a ver si así se les iban todas las tonterias

Puntuación 3
#1
Usuario validado en Google+
MrGoodmorningvietnam
A Favor
En Contra

O limpiando cocinas and retretes.

Puntuación 2
#2