Moda

Mujer transgénero, modelo de 'talla 50' y una futbolista: nuevas embajadoras de Victoria Secret's

Madrid

La firma de lencería más famosa -y controvertida- del mundo da un paso más en su integración en 'el mundo real' y ha decidido colaborar con siete mujeres conocidas por sus logros y no por lucir cuerpos, con siluetas imposibles, totalmente alejados de la realidad.

Se trata de una nueva plataforma llamada VS Collective, que estará formada por embajadoras como Megan Rapinoe, la estrella del fútbol de 35 años y activista por la equidad de género; Eileen Gu, una esquiadora de estilo libre chino-estadounidense de 17 años que participará en las olimpiadas; la modelo birracial de 29 años y defensora de la inclusión Paloma Elsesser, quien fue la mujer de talla 14 (50 en tallaje español) que posó para la portada de Vogue; Valentina Sampaio, modelo transgénero, actriz y activista LGTBI+; Adut Akech, modelo, refugiada y defensora de la salud mental; Amanda de Cadenet, periodista, fotógrafa y fundadora de Girl Gaze, y Priyanka Chopra Jonas, una actriz e inversionista de tecnología india de 38 años, entre otros.

Esta vez, el objetivo de esta cúpula de mujeres no será posar con lencería de diamantes o desfilar con alas de más de 14 kilos, sino redefinir el concepto de 'sexy'. Tal y como cuentan desde la compañía, el encaje y las transparencias no desaparecerán totalmente de sus estantes, pero darán lugar a productos más funcionales, como ropa deportiva, sujetadores de maternidad o posmastectomía, y para todas las tallas.

La caída de 'los ángeles'

Cuando la sociedad exigía un cambio en el prototipo de la feminidad que promulgaban las campañas publicitarias, la marca de lencería no supo adaptarse a tiempo. "Cuando el mundo estaba cambiando, fuimos demasiado lentos para responder", explicaba Martin Waters, exdirector de negocios internacionales de Victoria's Secret, que en febrero fue nombrado director ejecutivo de la marca. "Necesitábamos dejar de ser lo que quieren los hombres y ser lo que quieren las mujeres".

Adriana Lima en el desfile de Victoria's Secret de 2018 en Nueva York. Autor: Reuters

Un hecho que provocó grandes pérdidas económicas a la compañía estadounidense, que cayó al 21% el año pasado, según Euromonitor. La imagen hipersexualizada que proyectaba la marca, heredada de los noventa, generaba un gran rechazo a gran parte de la población. Los nuevos hábitos de consumo de los millennials, el movimiento feminista o revoluciones como la del Me Too quitaron a los ángeles de Victoria del Olimpo de las ventas en lencería para elevar a mujeres reales, con cuerpos que no suelen parecerse al de Jessica Rabbit, como todas las 'ex-ángeles'.

Adriana Lima en un desfile de Victoria Secret's. Reuters.

Un gran paso para una marca que, durante un tiempo, además de vender lencería según la fantasía masculina -y así lo rezaba su eslogan en sus inicios- ha estado envuelta en diferentes polémicas por la relación de su propietario con el delincuente sexual Jeffrey Epstein y las revelaciones sobre una cultura corporativa y la discriminación por edad y tallas.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin