Moda

Carrie Symonds luce un vestido boho de alquiler de Christos Costarellos, el diseñador favorito de Meghan Markle

Madrid

Este sábado se confirmaban todas las alarmas. El primer ministro británico, Boris Johnson (57) y su prometida Carrie Symonds (33) se daban el 'sí quiero' este 29 de mayo en una ceremonia planificada y desarrollada en total secreto a la que solo asistieron 30 invitados (contando a los novios) debido a las restricciones del coronavirus, informan los periódicos 'The Mail on Sunday' y 'The Sun'.

Se trata del tercer matrimonio del Primer Ministro, casado anteriormente con Allegra Mostyn-Owen y Marina Wheeler, y el primero de Symonds. Pero dado a que ambos son anglicanos, Johnson no ha necesitado la nulidad de su anterior unión para casarse por lo religioso. La boda se celebró a las dos del mediodía en la catedral católica de Westminster, y los invitados (entre ellos, ningún hijo adulto de Boris Johnson) fueron avisados en el último momento para evitar filtraciones. El sacerdote Daniel Humphries, que también bautizó a su hijo en común, fue el encargado de celebrar la boda, pero también desconocía la identidad de los novios hasta que aparecieron por el altar.

Para esta original celebración, Carrie Symonds ha elegido un vestido estilo boho diseñado en exclusiva por Christos Costarellos para Net-A-Porter, uno de los diseñadores favoritos de Meghan Markle. De acuerdo con The Sun, el vestido costaba 2.870 libras, pero Symonds no quiso pagar tal cantidad de dinero para lucirlo solamente un día y lo habría alquilado en MyWardrobeHQ por 45 libras (equivalente a 53 euros). Por lo tanto, el traje nupcial será devuelto el lunes, 31 de mayo.

Costarellos, nacido en Alemania, es un apasionado de la cultura y mitología de la antigua Grecia, y así puede verse en cada una de sus creaciones. El vestido blanco con falda larga, de cuello redondo y mangas largas con forma acampanada transmiten fluidez, jovialidad y el toque de elegancia femenina que no falta en los diseños del creador. Un estilismo que la mujer del Primer Ministro británico completaba con el peinado, ya que no llevó velo y apostó por una melena suelta con suaves ondas que adornaba con una preciosa corona de con flores blancas, rosas y margaritas, que terminaba de poner el broche final a la inspiración bohemia del vestido.

Tal y como se indica desde las redes sociales oficiales de Costarellos: "Este vestido está hecho a mano con hileras de tenue tul marfil hilado con abundante seda. Los adornos de celosía y los apliques de encaje con cordones 'Kopaneli' cortados a mano son firmas del taller y están tejidos con patrones griegos tradicionales".

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin