elEconomista.es

El escote de Emilia Clarke, y Juego de Tronos, aplaudidos en la noche de los Emmy

23/09/2019 - 7:23

El concurso por el glamour y la elegancia de la alfombra roja de los Emmy tuvo como protagonistas principales a las actrices de Juego de Tronos. No por la inmensa cantidad de premios obtenidos por la producción de HBO, sino por el homenaje que todos hicieron a las estrellas de una serie histórica que ya se ha ido. De los centenares de actrices congregadas, las damas de la serie de los dragones coparon el protagonismo.

Si la octava y última temporada de Juego de Tronos ya pertenece al pasado, y más teniendo en cuenta la cantidad y velocidad con que se suceden los estrenos, este domingo, lunes de madrugada en España, recibió un homenaje póstumo con el Emmy al mejor drama. Más allá del récord de premios (el año pasado obtuvo 12, igual que éste), o del récord de nominaciones (32), la ovación de la industria del cine dejó claro el respeto y admiración hacia una producción que ha cambiado la historia de la televisión.

Phoebe Waller-Bridge, la otra gran triunfadora de la noche, ganó el Emmy a la mejor comedia por Fleabag. Aunque está disponible en Amazon, en España apenas era conocida. La creación de Phoebe Waller-Bridge consiguió 6 emmys de 11 nominaciones frente a la hasta ahora imbatible Veep de Julia Louis-Dreyfus, que se fue de vacío en la despedida de la serie después de ganar seis veces el premio por este papel y estaba nominada de nuevo. La otra gran actriz de comedia es La maravillosa Sra. Maisel (serie que ganó los premios a los actores secundarios). Pincha aquí para ver la lista completa de premiados.

Lena Headey (Juego de Tronos), siempre impecable, no defraudó con este modelo de Brock Collection.

El impresionante escote del Valentino elegido por Emilia Clarke, de Juego de Tronos, nominada como mejor actriz principal.

El vestido o disfraz de Calígula, o de Julio César, de Gwendoline Christie (la gigante caballera Brienne en Juego de Tronos), es de la colección Resort de Gucci. Su pareja es estilista y si el consejo que la dio es que llamara la atención, lo consiguió sin duda.

A sus 22 años, Maisie Williams, Arya Stark en Juego de Tronos, se ha hecho toda una mujer. Aquí la vemos de JW Anderson. Nada que ver con la niña que empezó en la serie hace casi diez años. 

Sophie Turner es, en la vida real,  un año mayor que su hermana Arya. La Sansa en Juego de tronos apostó por un Louis Vuitton, firma de la que la mujer de Jose Jonas es embajadora.

Carice van Houten (la sacerdotisa del dios R'hllor y la más cercana consejera de Stannis Baratheon en Juego de Tronos), con vestido de Ronald Van Der Kemp.

Nathalie Emmanuel, la esclava Missandei que ejerce como traductora de Daenerys Targaryen, en Juego de Tronos, con la cabeza sobre los hombros.

Kim Kardashian, que entregó premio junto a su hermana Kendall, de Vivienne Westwood.

Kendall Jenner, de Richard Quinn, entregó el Emmy a Ru Paul's Drag Race.

Gwyneth Paltrow, de Valentino, ha sido una de las encargadas de repartir estatuillas.

Zoe Kazan, de The Deuce, la ex mujer de unos de los hermanos interpretados por James Franco en esta producción de HBO que acaba de estrenar su tercera temporada y que se desarrolla en el Times Square del Nueva York de finales de los 70 y principios de los 80.

Zendaya, protagonista de Euphoria, fue aplaudida por llevar uno de los looks más sensuales de la velada gracias a este modelo en verde de Vera Wang.

A Vera Farmiga, nominada a mejor actriz de reparto en una miniserie por su papel en Así nos ven, se le pega el toque terrorífico de Expediente Warren en sus estilismos: como en este vestido rojo victoriano de Ryan Roche.

Mucho más terrorífica Amy Adams, nominada por Heridas abiertas, que con vestido de Fendi y su apellido podría hacer de Morticia Adams.

Phoebe Waller-Bridge, una de las grandes triunfadoras de la noche, se hizo con el Emmy a la mejor actriz de comedia, a la mejor serie de comedia y al mejor guión de comedia por Fleabag. Su vestido de paillettes es de Monique Lhuillier.

Julia Louis-Dreyfus, de Oscar de la Renta, despide a la política Selina Meyer, su personaje en Veep y por el que estaba nominada a mejor actriz de comedia. Hasta ahora lo había ganado en seis ocasiones.  

La belleza infinita de Naomi Watts, que cumple 51 años el sábado 28, se suma a la elegancia de este vestido de Christian Dior, posiblemente la mujer con más glamour en el Microsoft Theatre.

Michelle Williams, de Louis Vuitton, ganó el Emmy por su papel en la miniserie Fosse/Verdon.

La inmensa comediante Rachel Brosnahan (La maravillosa Sra. Maisel) con vestido del libanés Elie Saab.

La extraordinaria actriz Alex Borstein, de La marvillosa Sra. Maisel, se llevó por segundo año consecutivo el premio a mejor actriz de reparto por su trabajo en la comedia de Amazon Prime. Al recoger el galardón dijo que el año pasado la habían criticado por no llevar sujetador, y que en esta ocasión no se había puesto bragas: "Me siento con si estuviera en Bikram Yoga", dijo.

La actriz tanzano-estadounidense Marin Hinkle, de 53 años, madre de La maravillosa Sra. Maisel, estaba nominada por su papel en la comedia de Amazon pero es conocida por interpretar a Judith Harper-Melnick, la exesposa de Alan Harper en la serie de televisión Dos hombres y medio. Su escote y transparencias, de J.Mendel, muy elegantes, fueron comentados en redes.

Mandy Moore (This is Us), con vestido bicolor de Brandon Maxwell.

Margaret Qualley, que estaba nominada por Fosse/Verdon, con vestido de alta costura de Chanel.

Kerry Washington, con un conjunto de pantalón de lentejuelas y camisa blanca de Alexandre Vauthier.

Sandra Oh, de Zac Posen, era una de las favoritas a mejor actriz por su papel en Killing Eve. Pero se lo llevó su compañera de reparto, Jodie Comer.

Patricia Arquette, de Fuga en Dannemora, vive una segunda época dorada desde Boyhood, y estaba nominada dos veces: se llevó el emmy por la miniserie The Act. Sobre el escenario, habló en defensa de las personas transexuales y recordó a su hermana Alexis, transexual y fallecida en 2016.  

Robin Wright, nominada a mejor actriz dramática por House of Cards, se suma a esta especie de tendencia de vestirse de patricia romana, o noble griega, como Patricia Arquette, y Gwendoline Christie. La ex de Sean Penn eligió un vestido de Saint Laurent.

Eliza Scanlen (Heridas abiertas), de Miu Miu. Interpreta a Beth March en la versión de Mujercitas de Greta Gerwig que se estrena este otoño, con Laura Dern y Meryl Streep. 

El escote de Jameela Jamil (The Good Place) no pasó desapercibido. El vestido es de Monique L'Huillier.

Brittany Snow, de J. Mendel.

Kathryn Newton, la hija adolescente de Reese Witherspoon en Big Little Lies, de amarillo gafe (Ralph Lauren.

Viola Davis, de Alberta Ferretti.

Laura Linney (Ozark), con un dos piezas asimétrico de Derek Lam.

Discutible modelo y discutible escote de Taraji P. Henson, de Empire.

La siempre interesante Rhea Seehorn, de la serie Better Call Saul, de Romona

Laverne Cox (Orange is the new black), Monsoori.

Christina Applegate, la divertida hija de los Bandit, en la mítica serie de los 90 Matrimonio con hijos, ahora nominada a mejor actriz por Dead to me.

Halsey puso la música en el homenaje a los que ya no están y cantó en el In memoriam. Su vestido es de Rami Kadi.







Comentarios 0