elEconomista.es

Con vestido rojo y sandalias planas: analizamos el estilismo (y el mensaje) de Díaz Ayuso en su toma de posesión

19/08/2019 - 14:02

El verde es su color fetiche y el azul el de su partido, pero la nueva y flamante presidenta de la Comunidad de Madrid se ha decantado por el rojo para tomar posesión de su cargo. Este lunes, Díaz Ayuso ha seguido el ejemplo de la reina Letizia, que también utiliza el rojo para sus actos más importantes, y ha lanzado un mensaje a través de su look: poder, fuerza y pasión.

La psicología cromática coincide en que el rojo es el color de las personas fuertes, apasionadas, decididas, poderosas... O al menos es el mensaje que quieren transmitir a los demás. Lo hace a menudo la reina Letizia y este lunes lo ha hecho Díaz Ayuso, que ha tomado posesión de su nuevo cargo como presidenta de la Comunidad de Madrid con un vestido de manga corta, cintura ajustada y falda midi fluida muy femenino pero también muy sencillo.

Lea también: Díaz Ayuso, nueva presidenta de la CAM, no paga sus impuestos

Pero el vestido no ha sido el único mensaje indirecto que ha lanzado Ayuso este lunes. La nueva mano derecha de Pablo Casado ha asistido a la ceremonia con unas sandalias prácticamente planas de tiras doradas. La política ha dejado en casa los tacones, que transmiten seguridad y paso firme, para mostrarse más cómoda en su nuevo desempeño, así como dispuesta a afrontar la enorme cantidad de trabajo y actividad que espera acometer como nueva presidenta.

El estilismo de Díaz Ayuso ya ha recibido alguna que otra crítica en las redes sociales, donde una internauta cree que no era el más adecuado para el acto ni el lugar, pues no contrastaba con el rojo (más intenso) de la alfombra y que el efecto ha sido nefasto.







Comentarios 0


Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y las mismas no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.