elEconomista.es

Estados Unidos registró su mayor sequía sexual en 2018

5/04/2019 - 18:24

Los datos que registra la última encuesta de General Social Survey han hecho saltar todas las alarmas: en 2018, el 23% de los adultos estadounidenses se mantuvieron célibes, especialmente los hombres menores de 30 años.

Los expertos han analizado estos datos para extraer conclusiones y poner remedio a la situación. Entre las causas encontraron la edad, pues el grupo demográfico de los 60 años aumentó en un 26 % y a esa edad decae la actividad sexual. Pero la gran preocupación se centra en el rango joven. El número de jóvenes de entre 18 y 26 años que mantuvieron celibato durante el 2018 se ha duplicado con respecto a la última década y los expertos lo achacan a la incorporación cada vez más tardía a la vida adulta. A partir de los 30 años, sin embargo, el número de estadounidenses casados es mayor y sus probabilidades de tener sexo aumentan considerablemente.

Otro de los datos extraídos de la encuesta es la diferencia entre el celibato de hombres y mujeres. Desde 2008, el porcentaje de hombres sin sexo menores de 30 se ha triplicado, mientras que el aumento en mujeres no ha pasado de los ocho puntos porcentuales. ¿El motivo? El panorama laboral: el 54% de los estadounidenses desempleados no tiene una pareja estable y los hombres jóvenes tardan bastante más que las mujeres en abandonar el hogar familiar.

Por último, el estudio culpa a las nuevas tecnologías del descenso en las relaciones sexuales: "Hay muchas más cosas que hacer a las 10 de la noche ahora que hace 20 años". La proporción de personas que tienen relaciones una vez a la semana o más ahora es del 39%, en comparación con el 51% en 1996.







Comentarios 0


Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y las mismas no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.