elEconomista.es

Cinco errores a la hora de comer en Navidad y cómo corregirlos

5/12/2018 - 20:40

Se avecina una época de excesos en la mesa, tanto de comida como de bebida, y no sólo por cantidad sino también por el perfil de los alimentos que solemos consumir, cargados de azúcar y grasas. Si no quieres acabar las fiestas con cinco kilos de más, apúntate estos trucos, que te valen además para mantener la línea y la salud también el resto de año.

1. Comer sin pensar

Uno de los grandes errores que se cometen a la hora de alimentarse es comer sin saber lo que se tiene en el plato. No se trata de obsesionarse con las etiquetas e ingredientes de todos los productos, ni llenar platos únicamente con verduras, pero sí de tener un poco de cuidado. Lo ideal es comer todo tipo de alimentos de forma variada y controlar las cantidades, así como apostar por productos frescos y alejarse de los ultra-procesados.

2. No establecer un plan de comidas

Improvisar a la hora de comer conlleva acabar comprando de última hora productos rápidos de preparar y no tan sanos u optando por comer fuera de casa. Fijar un calendario de comidas es la mejor manera de controlar lo que comemos y compensar excesos imprevistos. 

3. Aburrirse comiendo

Comer de forma saludable no tiene por qué ser monótono y no tenemos por qué cocinar todo al vapor. De hecho, es una práctica contraproducente puesto que el cerebro seguirá demandando alimentos con altos niveles de azúcar o grasas, al no sentirse 'satisfecho'. Una buena opción para compaginar es el aceite de oliva, el ajo, el limón y sobre todo, las especias. De esta forma se añadirá sabor de forma saludable a tus platos.

4. No tener los snacks al alcance

El ya famoso picoteo aumenta cuando no disponemos de una opción saludable a mano, lo que nos lleva a decantarnos por algo rápido y no siempre sano. En esta época, además, tiramos de polvorones, turrones y demás dulces muy poco saludables. ¿La solución? Mantener en el escritorio o frigorífico una reserva de snacks como frutos secos, yogures sin lactosa o crudités para evitar tentaciones.

5. El tentempié nocturno

Son muchas las veces que se hurga en la nevera a altas horas de la noche, ya sea por no poder dormir, por haberse quedado con hambre o incluso porque aún no te has ido a la cama. En Navidad, las cenas entre amigos, compañeros de trabajo o familiares se alargan hasta altas horas de la madrugada. Dos pequeños trucos evitarán el tentempié nocturno: lavarse los dientes (la sensación de limpieza evita que queramos comer más) o un vaso de leche caliente antes de acostarse, el cual relajará el cuerpo y la mente. Si optamos por la opción sin lactosa, como los productos de Kaiku, aligeraremos la digestión nocturna.







Comentarios 0