elEconomista.es

Cinco planes anti-navideños para los más Grinch

3/12/2018 - 20:48

La Navidad es una fecha que millones de personas en el mundo esperan con muchas ansias, aunque cada vez son más aquellos que prefieren huir de estas celebraciones. Por eso aprovechar estos días de vacaciones haciendo una escapada anti-navideña se ha convertido en una de las opciones estrella en los últimos años.

Refugiarse en lugares recónditos, realizar actividades fuera de lo común, sumergirse en una atmósfera relax, alejarse de las copiosas cenas, olvidarse de los compromisos sociales… Weekendesk.es, el portal líder en escapadas temáticas de fin de semana, ha hecho una selección de planes que ofrecen todo lo que los más Grinch desean: desconectar, cambiar de chip, disfrutar de lo realmente diferente, vivir de cerca la naturaleza y dedicarse un tiempo para sí mismo sin remordimientos. Porque para ellos el mejor regalo de Navidad es, precisamente, olvidarse de estas fiestas.

1. Safari fotográfico en plena dehesa extremeña

Adentrarse en los misterios de la naturaleza mientras en la ciudad están estresados en las tiendas rebuscando regalos es, sin duda, una opción que apetece a más de un Grinch. La aventura comienza en el pequeño pueblo de Carbajo, en Cáceres, donde se encuentra el Hotel Baldio Grande, situado en plena dehesa, con unas vistas inigualables al río Tajo. El gran protagonista del plan es la excursión en un 4x4 por zonas fascinantes donde se pueden ver de cerca, casi cara a cara, a ciervos y jabalíes. Para cerrar el día con broche de oro, se pueden disfrutar de platos típicos de la zona en el restaurante del hotel.

2. Desconexión total en una posada romántica

En épocas de frío no es raro añorar la playa. La Posada de Ongayo está situada en plena Cantabria rural, en medio de hermosos paisajes, entre Santillana del Mar y Suances, cerca de varias playas que en esta época no están masificadas. Un enclave ideal para desconectar, ajeno a todo el ir y venir de las fiestas navideñas. Sin ruido, ni luces, ni el ajetreo de las compras y las comidas familiares. Para comenzar la escapada perfecta el hotel ofrece a las parejas una botella de vino. ¡Qué mejor refugio para vivir unos días de paz total!

3. Spa nocturno en la Costa Blanca

Huir del frío en pleno invierno no es misión imposible y la idea resulta aún mucho más atractiva si le añades un spa que se sale de lo tradicional porque se puede disfrutar de día y... ¡de noche! Mientras los demás están trasnochando en esas fiestas, los huéspedes del Hotel Bonalba de Alicante disfrutan de veladas nocturnas de total relax en un spa con piscina climatizada, hidromasaje, baño turco y sauna.

4. Estancia en un edificio modernista en la selva

Algunos luchan en la ciudad buscando los mejores percebes para Nochebuena. Otros, en cambio, prefieren perderse en la verdadera naturaleza. Esta es la experiencia que se puede vivir en el Hotel Monument Mas Passamaner, situado en los campos agrícolas de la Selva del Camp.

Su diseño ha estado a cargo del arquitecto Domènech i Montaner, uno de los máximos exponentes del modernismo catalán, y en él se puede disfrutar de un encuentro entre lo moderno y lo clásico. Un lujoso spa invita a los visitantes a elevar sus sentidos.

5. Plan détox en un hotel al estilo Feng Shui

En Navidad engordamos entre 3 y 5 kilos. Por eso, hay quienes prefieren una escapada zen y détox para comenzar el año con buena salud. Esto es posible gracias al Shanti Som Wellbeing Retreat, un espacio único en Europa que sumerge a los huéspedes en la filosofía milenaria de Feng Shui: la ocupación consciente y armónica del espacio para influir positivamente en las personas.

Su carta de servicios incluye tratamientos legendarios como el Shiatsu (masaje terapéutico antiestrés de origen japonés), una envoltura de algas para liberar toxinas o el tratamiento exfoliante de limón y jengibre. Todo esto al pie del paraje del parque natural de la Sierra de las Nieves (Málaga).







Comentarios 0