elEconomista.es

La 'hetoroflexibilidad', la nueva tendencia sexual entre los hombres heterosexuales

14/11/2018 - 20:42

El mito de la masculinidad se va derrumbando con el paso del tiempo y un nuevo concepto nace en el amplio tema de la sexualidad. Este término recibe el nombre de heteroflexibilidad y define a los hombres heterosexuales que no rechazarían tener una experiencia sexual puntual con otro hombre. Según los psicólogos, esto se da entre una gran mayoría de heterosexuales.

La universidad de California ha investigado sobre ello y el profesor de psicología Phillip Hammack, experto en identidades de género no binario, es decir, las personas trans, asexuales, pansexuales ha explicado lo siguiente:

"La heterosexualidad se está abriendo de formas nunca vistas hasta ahora y esta es una de las cosas más interesantes que estamos observando. Hoy, la mayoría de los que se consideran hetero tendrían una experiencia homosexual puntual. Lo definen como heteroflexibilidad. No se oponen a una relación con alguien de su mismo sexo, pero no son bisexuales porque no sienten una atracción equiparable hacia hombres y mujeres".

Hace un tiempo, eran las mujeres las que estaban mucho más abiertas que los hombres a admitir que sí, que tendrían relaciones con otra chica al menos una vez en la vida. El psicólogo explica que la brecha se ha acortado y que es la primera vez que los hombres no dudan de su masculinidad por el hecho de mantener relaciones con alguien de su mismo sexo.

"Necesitamos empezar a documentar la diversidad de todo lo que está pasando ahí fuera. Nuestros datos no son lo suficientemente buenos. Lo único que tenemos son artículos y reseñas y eso no es suficiente", alegó.


PUBLICIDAD


Otras noticias

Contenido patrocinado







Comentarios 0


Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y las mismas no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.