elEconomista.es

Cuatro claves para ligar por Internet sin 'correr peligro'

6/11/2018 - 20:24

Al igual que las redes sociales están más presentes en nuestro día a día, las apps de citas como tinder, grindr, Happn o Lovoo han pasado a ser nuestro galán particular. Pero, ¿cómo sabemos que si hemos contactado con nuestro príncipe azul o con un 'tarado' o un timador? Toma nota para no correr riesgos innecesarios.

La tecnología y el ligue forman una combinación perfecta, pero es conveniente ser precavido y guardar determinadas reservas sobre algunos de los pasos que damos cuando entramos en esta dimensión. No todas las aplicaciones son seguras, ni tampoco todas las personas son quienes dicen ser. A continuación, varias claves para tener en cuenta a la hora de usar estas apps.

1. Escoger una app de confianza

Se puede aplicar tanto a las apps de ligar como al resto. Cuando instalamos una nos pide varios permisos, como acceder a nuestra cámara, micrófono, galería de fotos, contactos, la geolocalización o a nuestros datos personales. No estás en la obligación de aceptar estas peticiones. De hecho, autorizamos a muchas aplicaciones en cuestiones innecesarias y a información que podrían usar de forma fraudulenta. Piensa en cada una de las cuestiones que aceptas y acepta únicamente lo que te parezca razonable.

De la misma forma, es recomendable que conozcas las aplicaciones que instalas, que sepas que funcionan bien y que son fiables. Si no sabes nada de una aplicación, aunque pinte bien, no la descargues.

2. Evitar nombres extraños

Recuerda que esto se trata de conocer gente, personas que luego verás en la vida real, así que es mejor que el perfil del otro refleje su nombre de pila y no hables con personas cuyo nombre no corresponde con uno normal. ¿O acaso te gusta hablar con 'Majete guapo' o con 'Chicasexy90'?

3. Emplea fotografías adecuadas

Escoger una fotografía que te represente no es fácil. Lo que sí es fácil es saber cuáles no utilizar bajo ningún motivo, porque una vez que envías una foto o que la publicas en la web, es imposible controlar el uso que se le puede dar. Esto implica que podría servir para que otras personas se hagan un perfil falso, o fotos de intercambio si son eróticas. 

Usa el sentido común y solo envía las fotos que no te molestaría ver publicadas en un lugar cualquiera, aquellas fotos que muestran cómo eres, pero que no te comprometan. Porque si una foto tuya acaba publicada en cualquier sitio, probablemente podrías llegar a descolgarla, pero nunca puedes saber donde acaba o quién la recibe.

4. Comprueba que es real

La mayoría de las historias tienen final feliz, aunque algunas citas resulten mejor que otras. Pero como el anonimato inicial de las aplicaciones de ligue es total, antes de tomar en serio una cita asegúrate de que todo concuerde.

Es muy útil mantener una conversación de vídeo por Whatsapp antes de veros en persona o un skype. Solo así puedes estar 100% segura que la persona del perfil es realmente quien dice ser y si su aspecto físico concuerda con el que tenía cuando se hizo la foto.


PUBLICIDAD


Otras noticias

Contenido patrocinado







Comentarios 0


Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y las mismas no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.