elEconomista.es

El secreto del reguetón: nos manipula y sabemos cómo lo hace

25/10/2018 - 20:02

Se trata de una música imprescindible en cualquier fiesta y no ha llegado a lo más alto por casualidad: el reguetón es un producto perfectamente confeccionado para lograr el éxito. Odiada y amada a partes iguales, nació en la década de los 70 y alcanzó su auge en los 2000.

Desde La Gasolina del mítico Daddy Yankee, que prendió junto al Dale Don Dale de Don Omar, el reguetón es imparable. El ritmo, la actitud y unos pasos de baile muy concretos son claves para su triunfo y ha conquistado a artistas de la talla de Luis Fonsi, Shakira o Enrique Iglesias y hasta el mismísimo Alejandro Sanz. La clave del éxito de esta música abarca dos ámbitos: el rítmico y el psicológico.

Según un estudio de la Universidad de Palermo, los oyentes de este tipo de género musical "buscan satisfacer su necesidad de tener movimientos sexuales al momento de bailar con su pareja", añadiendo que también es vinculante el deseo de "sentirse acompañados, tratar de escapar de la realidad o de alguna situación problemática que estén viviendo".

Para la autora, Laura Ceballos, el éxito del reguetón viene de la mano de los adolescentes, que se identifican con los cantantes y encuentran en las letras sus sentimientos reflejados. Hallan "emociones que no pasan en su vida cotidiana, reafirmando su personalidad y buscando tener seguridad, confianza y autoestima".


PUBLICIDAD


Otras noticias

Contenido patrocinado







Comentarios 0


Deja tu comentario

Comenta las noticias de elEconomista.es como usuario genérico o utiliza tus cuentas de Facebook o Google+ para garantizar la identidad de tus comentarios:
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y las mismas no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.