Estilo de Vida

Comer carbohidratos por la noche engorda: ¿mito o realidad?

La pasta, el pan o los cereales son alimentos ricos en carbohidratos (iStock)

Cuando un día cualquiera entre semana te apetece cenar un plato de pasta, te empieza a entrar, al mismo tiempo, un sentimiento de culpabilidad brutal porque te crees que lo que te vayas a comer, lo vas a engordar porque, en teoría, no vas a hacer un gasto calórico y los carbohidratos se van a convertir en grasa al acostarte. Pero, ¿es esto cierto?

Lo primero de todo, hay que saber cuáles son los alimentos que tienen carbohidratos. Estos son las pastas, el pan, el arroz, los cereales, las patatas o los productos lácteos. Una vez que tenemos esto claro, nos tenemos que preguntar si es realmente verdad que por la noche no quemamos calorías.

Para encontrar la respuesta debemos calcular cuál es el metabolismo basal de cada persona. Esta cifra nos indica cuánto gasta un individuo en 24 horas si no se moviera nada, es decir, si nos pasáramos tumbados en la cama todo el día. ¿Cuántas calorías emplearíamos solo para respirar?

Cualquier calculadora que encontremos por internet nos pedirá los siguientes datos: altura en centímetros, peso en kilos, edad y género. Lo que obtenemos (en nuestro caso es de 1837 kilocalorías) es la cantidad de energía que necesitamos para seguir viviendo.

El siguiente cálculo es una sencilla regla de tres. Así las cosas, suponiendo que dormimos unas ocho horas, nos saldría que quemaríamos 612 kilocalorías por la noche tan tranquilamente.

¿Qué dice la ciencia sobre comer pasta por la noche?

Desmontado este mito, nos preguntamos qué dice la ciencia sobre el asunto. Para ello, nos remontamos a un estudio realizado en 2011, el cual dividió a una serie de hombres y mujeres, todos ellos sanos, de entre 22 y 55 años en dos grupos.

Un grupo tenía que consumir todos los carbohidratos durante el día, y el otro, a la hora de cenar. Eso sí, todas las personas del estudio consumieron las mismas calorías, entre 1.300 y 1.500 kilocalorías diarias (20% proteína; 30-35% grasas y el resto, carbohidratos).

 

Los resultados que arrojaron este estudio después de seis meses fueron que el grupo que consumió carbohidratos por la noche perdió un 2% de peso y grasa que el grupo que los consumió por el día. En resumen, se constata de que podemos consumir carbohidratos por la noche sin problema (no es cuestión de a qué hora los comamos) y que lo fundamental es controlar la cantidad de calorías diarias. 

Imagen: iStock
comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.