Estilo de Vida

Esta es la cantidad de aceite de oliva que tienes que tomar al día (según Harvard)

iStock

"Es oro líquido". Así se refiere siempre Karlos Arguiñano del aceite de oliva, quizás el elemento estrella de nuestra dieta mediterránea, que se caracteriza por una riqueza de frutas, verduras, pescado y legumbres. Todos sabemos que el jugo de la aceituna posee grandes beneficios para el organismo.

Controlar el colesterol; potenciar el sistema inmunológico, mejorar la circulación, retrasar el envejecimiento, reducir el colesterol malo (LDL) y ayudar a la memoria son algunos de ellos. A esta grasa alimentaria cardiosaludable siempre se le ha asociado con una buena salud cardiovascular y a una mayor esperanza de vida.

Ahora, un estudio publicado en el Journal of The American College of Cardiology, firmado por investigadores de la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Harvard, ha aportado nuevos datos sobre los beneficios del aceite a largo plazo. Una de las conclusiones del informe es que una mayor ingesta de aceite de oliva reduce el riesgo de mortalidad total y por otras causas específicas.

¿Cuántas cucharadas de aceite de oliva hay que tomar al día para vivir más?

De esta forma, la investigación cuantifica la cantidad de aceite de oliva que tenemos que consumir a diario que se asocia con un menor riesgo de mortalidad cardiovascular: lo ideal sería tomar siete gramos, lo que equivaldría a poco más de media cucharada (una entera sería 13,5 gramos).

Lea también: Todo lo que tienes que saber sobre el ajo: propiedades y beneficios

¿Cómo los incluimos en la dieta? Fácil: podemos añadir aceite de oliva a nuestra tostada en el desayuno (no nos olvidemos de que es la comida más importante del día) o utilizarlo como aliño para la ensalada. También hay que tener en cuenta el aceite que utilizamos a la hora de cocinar, tal y como explica el estudio.

"El consumo de aceite de oliva se calculó a partir de la suma de tres ítems del cuestionario: aceite de oliva utilizado para aderezos para ensaladas, aceite de oliva añadido a los alimentos o al pan y aceite de oliva utilizado para hornear y freír en casa", se dice.

Harvard recomienda sustituir la mantequilla o la margarina por aceite de oliva

Por otra parte, el estudio de Harvard también relacionó que la sustitución de 10 gramos diarios de otras grasas como la mantequilla, la margarina, la mayonesa y la grasa láctea por aceite de oliva, se asociaba con entre un 8% y un 34% menos de mortalidad total por cualquier causa.

Lea también: ¿Por qué se produce el insomnio?: 14 consejos que debes seguir para poder dormir bien

Hay que decir, por último, que el estudio estuvo dirigido por Marta Guash-Ferré, investigadora principal del Departamento de Nutrición de la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Harvard, y que se utilizaron los datos de los participantes en el Estudio de Salud de Enfermeras y el Estudio de Seguimiento de Profesionales de la Salud.

Se analizaron un total de 60.582 mujeres y 31.801 hombres sanos al principio del estudio, en 1990. Todos ellos fueron seguidos durante 28 años, mediante un cuestionario cada cuatro años que evaluaba su dieta. No obstante, se trata de un estudio observacional, por lo que no se ha podido encontrar una causa-efecto en el consumo de aceite de oliva y la mortalidad.

El estudio recomienda reemplazar la mantequilla por aceite de oliva (iStock)
comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.