Estilo de Vida

Desmotivación laboral: ocho prácticas en el trabajo que provocan la desgana de los empleados

  • Claves para resolver un problema que afecta a las empresas y a los trabajadores

¿Te pesa la rutina? ¿Sientes que tú día a día en el trabajo es siempre el mismo? ¿Cambios en tu empresa te han anulado y crees que no están aprovechando todo tu potencial? ¿Te sientes estancado profesionalmente y no ves visos de que la situación vaya a mejorar? Tranquilo, tranquila, no estáis solos. Según un estudio, un 37% de la población empleada a nivel mundial no está contenta a nivel laboral.

Una situación especialmente grave en España, que encabeza la lista de trabajadores desmotivados. Esto afecta tanto a los empleados como a las empresas, ya que la falta de motivación es una de las principales causas de la rotación de talento. Quienes ven incumplidas sus expectativas respecto a lo que esperan desempeñar en sus funciones acaban buscando nuevos rumbos profesionales.

Lea también: La oferta de trabajo que no podrás rechazar: 75.000 euros al año por recorrer el mundo

Y mientras esto ocurre, la empresa tiene a su cargo a empleados descontentos con un rendimiento y productividad por debajo de lo esperado. Ante esta situación, muchas organizaciones buscan crear y poner en práctica maniobras y estrategias que permitan dar un vuelco a la situación por el bien de todas las partes interesadas. En ese caso, para intentar solucionar el problema, lo primero que se debe conocer qué lo provoca.

8 razones por los que tus empleados pueden estar desmotivados

1. Falta de reconocimiento

Según varios estudios, la principal causa de desmotivación laboral es la falta de valoración de los empleados por parte de sus superiores. Hay ocasiones en las que la empresa olvida reconocer los esfuerzos de su plantilla, a los que no le hacen saber que su trabajo tiene un papel crucial en el buen funcionamiento de la organización. Esto genera frustración y descontento entre los empleados, que cada vez pondrán menos empeño en conseguir los objetivos marcados. 

2. Un clima laboral tóxico

Como seres sociales, para las personas es muy importante los vínculos que se producen con su grupo de trabajo, ya que el sentimiento de pertenencia a un conjunto es clave para el bienestar general de la plantilla. La falta de trabajo en equipo y de colaboración entre compañeros propician un aislamiento a raíz del cual los trabajadores pueden verse desmotivados.

3. Expectativas que no se cumplen

Otro de los motivos por los que la motivación del trabajador se ve minada es el choque entre lo que este espera hacer y lo que le toca hacer en realidad. Por ejemplo, este puede verse superado por las circunstancias, no tener ciertos conocimientos para realizar según que tareas o estar sobrecualificado para unas labores que no lo requieren. Todo esto provoca una gran desazón y frustración en el empleado, que cada vez estará más desganado a la hora de hacer sus funciones.

4. Falta de comunicación

Este es uno de los mayores problemas que pueden existir dentro de una empresa. En muchas ocasiones, los trabajadores requieren información dentro de la compañía con el objetivo de conocer su rol y tener claras sus funciones. Sin embargo, lo que obtienen a cambio muchas veces es la nada.

Lea también: La oferta de trabajo de Ibai Llanos que se ha vuelto viral: el dinero que paga para unirse a su equipo

Este es un problema grave que se debe subsanar cuanto antes, ya que puede provocar la sensación en la plantilla de que hay una falta de interés de la empresa por sus empleados, ocasionando malentendidos y situaciones desagradables que muy fácil se podrían evitar. Por otro lado, cuando una empresa no escucha a sus empleados, estos se sienten un número en lugar de un aporte profesional que puede mejorar los resultados de la compañía.

5. Falta de un plan de crecimiento profesional

Todo trabajador se plantea en algún momento su futuro laboral, valorando las opciones de desarrollo y crecimiento profesional que puede tener dentro de una empresa. Sentirse autorrealizado es una necesidad básica de cualquier persona y el hecho de que no le lleguen tareas que resulten satisfactorias puede provocar que los empleados más ambiciosos no se motiven en seguir dando lo mejor de sí mismos.

6. Cortar alas e interrumpir el potencial creativo

Los trabajadores también luchan día a día contra la monotonía. Tener tareas repetitivas, baja carga de trabajo durante largos periodos o la imposibilidad de exprimir al máximo el potencial intelectual y creativo desencadena de forma evidente en una desmotivación laboral. Perder la creatividad de tu plantilla es evitar que aporten un valor a la compañía que les permita diferenciarse de la competencia.

7. Desarrollar una gestión ineficaz

Una mala gestión de los recursos humanos y materiales por parte de los directivos de la organización puede provocar conflictos entre sus empleados. Según un estudio, lo peor que le puede pasar a un equipo de trabajo es sentir falta de liderazgo. Hay quien cree incluso que "es mejor un líder autoritario que ningún líder en absoluto". Al no conectar emocionalmente con sus supeditados, no conocen el flujo de trabajo ni cómo funcionan las distintas dinámicas de grupo. Es ahí cuando aparece la tensión y los malentendidos entre las partes, lo que mengua la moral y motivación de los empleados.

8. Remuneración económica injusta

En último lugar, una de las causas que, sorprendentemente, no es lo que principalmente preocupa al empleado, aunque también es importante: la remuneración económica. Y es que, según muchos estudios, muchos trabajadores valoran más el llamado 'salario emocional' que el real. No obstante, si a todo lo anterior le sumas un sueldo injusto, y los trabajadores cobran menos de lo que creen que merecen, lo más probable es que terminen de desmotivarse fácilmente.Por este motivo, es fundamental actualizar los salarios de forma recurrente y hacer sentir a la plantilla que sus esfuerzos tienen recompensa. 

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin