Estilo de Vida

Seis remedios caseros para luchar contra las hemorroides: ¿cómo evitar las almorranas?

  • Este tipo de afecciones aparecen en épocas de exceso de comida y alcohol

Diciembre ya ha arrancado y empieza una época de excesos marcada por las cenas y fiestas de Navidad. Hasta el próximo mes de enero, pasado el Día de Reyes, nos enfrentamos a varias semanas en las que nuestra dieta diaria se verá adulterada con la ingesta de dulces, grasas y alcohol.

Se trata, sin duda, de elementos que pueden favorecer la proliferación de una afección que puede acabar amargándote las celebraciones: las temidas hemorroides, coloquialmente conocidas como almorranas. Se trata de una hinchazón en las venas del ano y la parte inferior del recto, similares a las venas varicosas. Antes que nada, hay que saber que existen dos tipos de hemorroides: las internas (se desarrollan dentro del recto) y las externas (están alrededor del ano bajo la piel). 

Lea también: Todo lo que tienes que saber sobre el tomate: propiedades y beneficios

Algunos estudios apuntan a que tres de cada cuatro adultos padecerán de hemorroides a lo largo de su vida. Los motivos por los que surgen no están siempre del todo claro, ya que a veces es difícil saber por qué las venas de esa zona se han inflamado. Uno de los factores más importantes es el de la edad, ya que con el paso del tiempo se produce una debilitación de los tejidos que hacen de soporte de las venas del recto y el ano.

También es habitual que proliferen durante el embarazo, ya que el peso del bebé ejerce una importante presión sobre la zona del ano. Por suerte, hay muchas formas efectivas ya de tratar las almorranas. De hecho, muchas personas encuentran alivio solo con tratamientos caseros que están a disposición de todo el mundo.

¿Por qué se producen las hemorroides?: posibles causas

En general, la hemorroide se produce por un aumento de presión en la zona inferior del recto. Por este motivo, las venas se hinchan e incluso sobresalen formando lo que ya nombramos como hemorroide externa. Los motivos por los que pueden surgir son los siguientes:

- Esfuerzo excesivo al ir al baño 

- Tener diarrea crónica o estreñimiento

- Obesidad

- Estar embarazada

- Tener relaciones sexuales anales

- Estar sentado o de pie muchas horas

- Seguir una dieta con un bajo contenido de fibras

- Levantar cosas pesadas con regularidad

¿Cómo prevenir las hemorroides?: consejos útiles

Una vez surge la hemorroide, es difícil paliar sus efectos de forma inmediata. Sin embargo, hay una serie de recomendaciones que podemos seguir para anticiparnos y evitar que se produzcan. El objetivo es claro: minimizar la presión que se produce sobre esa zona todo lo que se pueda. ¿De qué manera?

1. Aumentar el consumo de fibra:

Se deben comer más frutas, verduras y cereales integrales. Esto provoca que las heces se ablanden y aumenten su volumen, lo que ayudara a reducir el esfuerzo al defecar que puede terminar provocando la aparición de las hemorroides. El aumento de la fibra debe ser paulatino para evitar los gases.

2. Ir al baño desde que se tengan ganas:

Si tardas en ir al baño, las heces pueden endurecerse y secarse en el intestino, lo que dificulta su evacuación. A mayor esfuerzo, más probabilidad de que surjan las hemorroides. 

3. Pasar poco tiempo en el baño:

Hay que evitar pasar mucho tiempo sentado en la taza del váter: evita llevarte el móvil o revistas. Y es que cuanto más tiempo se pase sentado, más probable es que se haga esfuerzo por defecar. La posición utilizada para ello ejerce además una presión adicional sobre los vasos sanguíneos anales.

4. Hacer ejercicio:

Hacer ejercicio de forma moderada ayuda a prevenir problemas intestinales y digestivos, incluidas las hemorroides. No obstante, si se tienen hemorroides se debe evitar hacer sentadillas con pesas y movimientos que aumenten la presión abdominal. 

¿Cómo saber si se tiene hemorroides?: estas son las señales

Las hemorroides internas y, en términos generales, las persona que las sufre ni las siente ni las padece. No obstante, existe una serie de señales que nos pueden poner en alerta. Son las siguientes: 

- Sangrado indoloro durante las deposiciones.

- Una hemorroide empuja a través de la abertura anal y provoca dolor e irritación, según MayoClinic.

Lea también: Estos son los beneficios de los pistachos: por qué son el snack perfecto

Para las externas, que sí provocan dolor y malestar, hay más síntomas que nos ayudan a identificar lo que está pasando. Son estos:

- Dolor intenso

- Hinchazón

- Inflamación

- Un bulto duro cerca del ano

Seis remedios caseros para aliviar las hemorroides

1. Hacer baños de asiento:

Uno de los remedios más efectivos para aliviar síntomas como el dolor, el picor, y la inflamación, así como reducir el riesgo de infección, es hacer un baño de asiento caliente. Se puede hacer en casa, añadiendo a un barreño una o dos cucharadas de bicarbonato de sodio, sal de Epsom y vinagre de sifra de manzana. La clave es sentarse sobre la solución entre 15 y 20 minutos de 2 a 3 veces al día. Se puede hacer también en el bidé.

2. Utilizar hamamelis:

La aplicación de hammelis sobre la zona ayuda a aliviar la hinchazón. El hamamelis natural es antiinflamatorio, antioxidante y astringente. Se puede usar una pequeña cantidad de hamamelis pura sobre las hemorroides con un algodón.

3. Aplicar en la zona aceite de coco:

En lugar de hamamelis, también se puede reducir la irritación, el picor y el dolor con aceite de coco.

4. Aplicar en la zona aloe vera:

El aloe vera también tiene propiedades antiinflamatorias y puede ayudar a curar las heridas. Reduce la irritación, el picor y la hinchazón si se aplica directamente sobre el ano. El aloe vera puede refrigerarse y aplicarse en frío para proporcionar más alivio.

5. Usar ropa holgada y de algodón:

Evita usar ropa ajustada de poliéster y cámbiala por la de algodón ultratranspirable. De este modo, se mantiene la zona anal seca, lo que puede reducir potencialmente los síntomas.

6. Poner hielo en la zona:

El hielo también puede ayudar a reducir el dolor, la irritación, el ardor y la hinchazón. Hay que evitar colocarlo directamente sobre la zona afectada, ya que puede dañar los tejidos. Se debe envolver en una toalla o paño y puede aplicarse durante quince minutos y repetirse cada hora.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin