Estilo de Vida

Lo haces mal: por qué no debes limpiarte el cerumen de los oídos con bastoncillos

  • La función de la cera es proteger al aparato de audición de los agentes externos
  • "Lo que hay que limpiar cada día son las orejas por fuera", dice Boticaria García

Mucha gente piensa que tener cerumen en los oídos es sinónimo de mala higiene, sin embargo, no es correcto. La Academia Americana de Otorrinolaringología - Cirugía de Cabeza asegura que existe una tendencia a pensar que la "cera es una señal de suciedad, una desinformación que conduce, en muchos casos a hábitos inseguros del oído".

Lo cierto es que la misión de la cera es proteger el oído para mantenerlo sano de elementos externos, como el polvo o pequeños insectos. Boticaria García argumentó en su sección semanal de Zapeando los motivos por los que no se debe limpiar el cerumen, muy desagradable, quizás, para nuestros ojos.

"No hay que eliminarla. Tiene muy mala fama, pero la produce unas glándulas que tenemos en la parte externa del oído y su misión es protegerlo de los agentes del mal que se pueden colar en el oído", dijo con su particular gracia la televisiva farmacéutica. 

Los motivos por los que no hay que limpiar el interior de los oídos

"En primer lugar, la cera repele el agua y evita la humedad, que es un caldo de cultivo para las infecciones del conducto auditivo. En segundo lugar es lubricante y mantiene la piel del oído en perfecto estado y evita que se agriete o se seque. Y, en tercer lugar, actúa como escudo protector ante las bacterias".

Lea también: Por qué debes eliminar este yogur de tu dieta (según la ciencia)

Boticaria García explicó que no nos debemos limpiar el interior de nuestras orejas con bastoncillos de algodón por estos motivos. "Pueden pasar dos cosas. La primera, en el mejor de los casos, que arrastres la cera al interior y la compactes como si fuera plastilina y que de ahí ya no salga. La segunda cosa que podría ocurrir que perfores el tímpano", subraya la experta.

La farmacéutica manchega afirmó que los bastoncillos tienen el mismo riesgo tanto para niños como para adultos: "Se siguen utilizando porque aun no se ha hecho divulgación suficiente ni en la consulta de los pediatras, ni en las farmacias. No se informa de que el oído se limpia él solo. No hay que hacer nada. Los oídos tienen su sistema de autolavado y aunque uno no se dé cuenta, la cera va saliendo poco a poco al exterior. Los oídos, ni tocarlos. Lo que hay que limpiar cada día son las orejas por fuera".

Boticaria García (Zapeando)

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin