Estilo de Vida

Estos son los mejores colores para pintar tu habitación (y los que tienes que evitar)

  • Las diferentes tonalidades influyen en que tengamos o no un descanso óptimo

Una de las decisiones más importantes a la hora de decorar nuestra casa es elegir los colores para pintar las paredes. Y, aunque pueda responder solo a motivos estéticos, en realidad no es así. Tal y como publica Sleep.org la elección de los tonos de nuestra habitación es primordial, puesto que juegan un papel importante en nuestro estado de ánimo y a la hora de descansar.

En este sentido, el Instituto Nacional de Salud (NIH), que es dependiente del Departamento de Salud y Servicios Humanos de Estados Unidos, ha realizado un estudio sobre qué tonalidades ayudan a un descanso óptimo y cuáles no tanto. Son las siguientes:

Los mejores colores son el azul y el verde

Los colores más destacados para conciliar el sueño y tener un descanso óptimo son el azul y el verde. El primero "ayuda a relajarse" si se comparan con otros más intensos, además de que algunos investigadores señalan que contribuye a rebajar nuestra tensión arterial. Por su parte, el verde también resulta beneficioso para nuestro estado de ánimo. ¿Existe alguna explicación científica? Al tratarse de colores de longitud de onda corta se les atribuye efecto calmante.

Los peores colores son el rojo, morado, marrón y gris

Al contrario que el azul y el verde, los tonos más intensos dificultan el descanso. Por lo tanto, los tendríamos que evitar a toda costa si queremos dormir bien. Son el rojo, el morado, el marrón y el gris. Tal y como subraya un estudio publicado en la revista Color, estos colores "ponen al cerebro en un estado más excitado".

Con el color rojo en concreto, otro estudio subraya que las personas que duermen en una estancia con las paredes pintadas de este tono "lograban una mayor fuerza física" durante una tarea. Sin embargo, al tratarse de un color estimulante, provoca una respuesta de huida. El morado, por su parte, podría tener consecuencias negativas para el sueño y generar más pesadillas. Por último, una encuesta sentencia al marrón y al gris como "colores aburridos o deprimentes".

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.